Siria condena masacre de civiles palestinos por fuerzas israelíes

Siria condenó la brutal masacre cometida por Israel contra desarmados civiles palestinos durante manifestaciones en defensa de su libertad e independencia, y abogó por el retorno de los palestinos a las tierras que legal e históricamente les pertenece.

Israel intensifica la masacre sobre civiles palestinos en la Franja de Gaza.

Siria condena en los términos más duros la brutal masacre cometida por las autoridades de la ocupación israelí contra desarmados civiles palestinos, que ejercen su derecho nacional a defender su libertad e independencia, regresar a sus tierras y establecer un Estado independiente con Jerusalén como capital, declaró una fuente de la Cancillería siria.

El texto añade que más de 50 persons murieron y más de 2 mil resultaron heridos en un solo día mientras protestaban por la usurpación de sus tierras, lo que pone en evidencia la brutalidad de las autoridades israelíes, que se niegan a acatar cientos de resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) y la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) que exigen el retiro de Israel de los territorios palestinos y árabes.

Señaló que Damasco está convencido de que el régimen de Tel Aviv no podría seguir cometiendo sus crímenes contra los palestinos en plena impunidad, sin el respaldo de Estados Unidos y sus aliados occidentales. Por tanto, señala a la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, y sus aliados como responsables del derramamiento de la sangre de los palestinos.

La fuente de la Cancillería siria precisó que el traslado de la embajada de EE.UU. a Al-Quds ha animado a Israel de emplear la fuerza y llevar a cabo la masacre, la cual solo puede ser considerada crimen de guerra y de lesa humanidad.

Igualmente, Damasco expresó sus condolencias a las familias de los mártires palestinos, además de su apoyo total a la causa palestina.

Recalcó que los sirios permanecerán al lado de los palestinos hasta la reivindicación de su derecho a regresar a sus tierras y fundar un Estado soberano con Al-Quds como capital.