Cuba avanza en la construcción de una sociedad más libre, democrática, participativa, justa y solidaria

Resumen de la intervención del Ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla en la presentación del Informe Nacional de Cuba al Tercer Ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos (CDH)

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, presenta el Informe Nacional de Cuba al Tercer Ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos (CDH).

Cuba continuará avanzando en la construcción de una sociedad cada vez más libre, democrática, justa y solidaria, expresó el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del Informe Nacional de Cuba al Tercer Ciclo del Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos (CDH), en Ginebra.

El informe presentado por Cuba es resultado de un proceso amplio y participativo de consultas que involucró a numerosas instituciones gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, y de la implementación de las recomendaciones aceptadas en el segundo examen, el 79% del total formulado.

Al hacer un recuento de la Cuba prerrevolucionaria, Rodríguez dijo que en la etapa neocolonial el 45% de los niños no iba a la escuela, el 85% de las personas carecía de agua corriente, los campesinos vivían en la miseria sin ser dueños de la tierra que trabajaban, los inmigrantes eran brutalmente explotados.

"No había en Cuba derechos para los obreros y campesinos, eran frecuentes las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas y los actos de tortura. Era cruel la discriminación por el color de la piel, había un alto nivel de pobreza y las niñas y mujeres eran aún más excluidas. La dignidad de los cubanos era mancillada y la cultura nacional agredida", dijo.


Fidel transformó la realidad del país

Gracías a la Revolución, liderada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, se pudo transformar esa realidad, dijo Bruno, quien agregó que hoy Cuba continúa empeñada en elevar cada vez más la calidad de vida, el bienestar y la justicia social para todo nuestro pueblo, materializando todos los derechos humanos.

Señaló que la Isla continñua tambiñen dando pasos para perfeccionar su modelo de desarrollo económico y social, con el objetivo de construir una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible, por medio del fortalecimiento de la institucionalidad de nuestro sistema político, de carácter genuinamente participativo, con pleno apoyo popular.

También se ha fortalecido la atención a la ciudadanía, -destacó- ampliando los mecanismos, vías y recursos en manos de la población para realizar denuncias sobre violaciones a la legalidad o a sus derechos, presentar quejas y peticiones a las autoridades, canalizar sus opiniones y preocupaciones y participar activamente en la adopción de las decisiones de gobierno.


Cuba: derecho a la vida

Cuba dado prioridad al derecho a la vida, apuntó Bruno. "Se garantiza con el reconocimiento del derecho, a la integridad física y a la inviolabilidad de la persona; el cumplimiento de las garantías del debido proceso; y nadie es privado de su libertad sino conforme a la ley y con amplias garantías", agregó.

El canciller cubaño añadió que el Gobierno de la Isla ha continuado fortaleciendo la participación popular en la toma de decisiones gubernamentales y el ejercicio de las libertades reconocidas en la Constitución y las leyes, incluyendo los derechos civiles y políticos, que están plenamente protegidos.
Destacó que en Cuba hay una amplia pluralidad de ideas; y existe un rico debate acerca de los más diversos temas de la vida política, económica, social y cultural de la nación.

Subrayó que el ejercicio democrático en Cuba es continuo, sobre la base de nuestro modelo de democracia, legítimamente constituido, participativo y popular.

El derecho a participar en la conducción de los asuntos públicos no se limita a los procesos electorales, sino que se ejerce de manera permanente en los diferentes ámbitos de la vida política, económica y social de la nación.


Procesos electorales en Cuba

Al referirse a los procesos electorales cubanos expresó que estos no son contiendas mediáticas entre partidos políticos elitistas, en las que los candidatos formulan promesas que incumplen, se promueve la división, el odio, la mentira y la corrupción, se usan las tecnologías para manipular la voluntad de los electores; o se sacrifica la conducta ética de los contendientes, en interés de la ventaja electoral.

Los representantes electos en Cuba -dijo- no reciben ingresos por ello ni están comprometidos con grandes empresas y donantes. En el sistema democrático cubano el dinero, la demagogia y la publicidad no tienen cabida.

Las elecciones en Cuba son periódicas, transcurren en total libertad y normalidad conforme a nuestra ley electoral; y se caracterizan por tener registros automáticos y públicos, nominación popular de los candidatos y altísimos niveles de asistencia a las urnas, en un clima de absoluta tranquilidad.

"En la Asamblea Nacional está representada la sociedad cubana en su amplia diversidad. Ocupan escaños obreros y campesinos; los intelectuales y artistas; los estudiantes y jóvenes; todos los sectores de la economía, la producción y los servicios, incluyendo el sector no estatal; los deportistas y científicos; los trabajadores de la prensa y las instituciones religiosas; así como las fuerzas armadas y de orden interior", dijo.


Fortalecimiento de la sociedad civil

Agregó que la sociedad civil cubana se consolida como un actor cada vez más importante en el panorama nacional. El espacio asociativo cubano -precisó- abarca más de 2 mil 200 organizaciones y se fortalece. y se continúa garantizando a las organizaciones de la sociedad civil amplias atribuciones y capacidad propositiva, de consulta, opinión y participación en la decisión del diseño, ejecución y evaluación de programas de gran impacto social, y en la identificación de retos pendientes.

"La garantía para el ejercicio de los derechos humanos es una obligación prioritaria del Estado. En Cuba, cada esfera de la vida social cuenta con miles de defensores de estos derechos, cuya labor tiene el reconocimiento y apoyo gubernamental".

Rodríguez señaló que Cuba es parte de 44 de los 61 instrumentos internacionales de derechos humanos, lo que ubica al país en el grupo de Estados con mayor nivel de ratificaciones.

Cuba también ha consolidado su cooperación con organizaciones humanitarias y de derechos humanos de todo el mundo.

Pero pese a los logros alcanzados por Cuba en materia de promoción, protección y realización de los derechos humanos, hay insatisfacciones y se esfuerza para resolver las dificultades.


Cuba avance pese al bloqueo de Estados Unidos

Cuba es consciente, subrayó Rodríguez, de las dificultades y carencias en la vida de sus ciudadanos, por ello ha intensificado el trabajo con una mayor integralidad y alcance para superar las distorsiones existentes en materia de subsidios, precios y tarifas mayoristas y minoristas y, como es lógico, las pensiones y los salarios del sector estatal de la economía”.

En condiciones financieras adversas, Cuba preserva el poder adquisitivo de los salarios y pensiones, mejorar el acceso a la alimentación, la vivienda adecuada y el transporte público, al igual que se preserva y aumenta la calidad de la educación y la salud públicas con cobertura universal y gratuita. "En Cuba, jamás quedará nadie desamparado", ratificó el canciller cubano.

Finalmente, Rodríguez recordó que el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba, y su aplicación extraterritorial, provoca privaciones y continúa siendo el principal obstáculo para el desarrollo económico y social del país.

Puntualizó que esa injusta política, rechazada por la comunidad internacional, viola los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional; y representa una flagrante, masiva y sistemática violación de los derechos humanos de todo el pueblo cubano.

También señaló que las campañas político-mediáticas contra Cuba, que tergiversan nuestra realidad; buscan desacreditar al país y omitir los indiscutibles logros en materia de derechos humanos.

No obstante a ello, el canciller cubano reafirmó Cuba continuará avanzando, con paso firme y seguro, sobre la base de la voluntad política y el empeño del Gobierno y el pueblo cubanos en la construcción de una sociedad cada vez más libre, democrática, participativa, justa y solidaria.