Siguen las interrogantes sobre desaparición de periodista saudita Jamal Khashoggi

¿Dónde está Jamal Khashoggi? Es la pregunta más repetida en los informativos de Turquía desde que, hace más de una semana, se perdiese el rastro del periodista saudita tras entrar en el consulado de su país en Estambul a hacer un simple trámite burocrático.

Piden esclarecer qué sucedió con periodista Jamal Khashoggi

En privado, fuentes del Gobierno y de la policía turca han confesado a varios medios —entre ellos El País— que la hipótesis más plausible es que lo asesinaran en la oficina diplomática, e incluso descuartizado, y sus restos trasladados fuera del edificio. Una versión que han hecho llegar incluso a los allegados de Khashoggi.

En público, se muestran menos rotundos y dejan abierta la posibilidad de que siga vivo. Las autoridades de Arabia Saudita se aferran a su versión de que el periodista salió del consulado por su propio pie, pese a que ninguna imagen de las cámaras de seguridad corrobora esta versión.

Para desmentir las acusaciones, los saudíes han otorgado permiso a las autoridades turcas para que registren la legación, inviolable según la Convención de Viena, en busca de pruebas.

Varios medios de comunicación internacionales difundieron el miércoles varios vídeos de unas cámaras de seguridad que muestran al periodista entrando en el consulado; en las imágenes también se ve un vehículo abandonado el consulado unas dos horas después, pero no la salida del reportero.

También circularon imágenes de los sospechosos de su desaparición, un grupo de 15 ciudadanos sauditas que volaron a Estambul ese mismo día a primera hora de la mañana y regresaron por la noche a su país.

Para complicar más la trama, una información de The Washington Post hecha pública señaló que Estados Unidos interceptó comunicaciones de funcionarios sauditas en las que se mostraban las intenciones del Ejecutivo de Riad de arrestar al periodista y llevarlo de regreso a su país, según una fuente anónima de los servicios de inteligencia.

“No estaba claro si tenían la intención de interrogar al periodista o matarlo”, declaró esta fuente al Post, diario para el que escribía Khashoggi. Se desconoce también si Washington alertó al periodista.

El presidente Donald Trump dijo el miércoles Estados Unidos habló con Arabia Saudita “al más alto nivel” para que llegue al fondo del asunto.

Dos fuentes oficiales conocedoras de la investigación indicaron a la agencia Reuters que un reloj Apple Watch que llevaba Khashoggi cuando accedió al consulado puede aportar "importantes pistas" en el desenlace del caso.

El reloj está conectado a un móvil que él no llevaba consigo cuando entró en el edificio, señalaron estas fuentes.

Khashoggi es un apellido importante en la nación árabe. Una estirpe de origen turco que ha dado doctores, empresarios e intelectuales y cuyo patriarca, Mohamed Khashoggi, fue médico personal del rey Abdulaziz Bin Saud, fundador de la moderna Arabia Saudita.

Algunos de los miembros más destacados de la familia han sido el traficante de armas Adnan Khashoggi o la escritora Samira Khashoggi, madre del multimillonario egipcio Dodi al Fayed, novio de la princesa Diana de Gales.

Jamal Khashoggi, como su abuelo, mantenía una excelente relación con la élite saudita: fue consejero del príncipe Turki al Faisal, exjefe de la inteligencia, durante su etapa como embajador en Londres, pero también hablaba de manera franca y directa y eso le hizo caer en desgracia y lo llevó al exilio.

Según los reportes, su conocimiento de los entresijos de la política saudita hacía que sus columnas en The Washington Post, en las que criticaba la autoritaria forma de gobernar del príncipe heredero, Mohamed Bin Salman, doliesen aún más en Riad.

El periodista acudió el 28 de septiembre al consulado de su país en Estambul a recoger un certificado de estado civil, pero le pidieron regresar el 2 de octubre alegando que el documento no estaba listo.

Khashoggi temía una trampa como dejó claro a su prometida, la turca Hatice Cengiz, cuando le explicó que, si no salía en breve del consulado, lo notificase inmediatamente a las autoridades.