Bassil: No hay retorno sobre el regreso de los sirios desplazados, será digno y seguro

El ministro libanés de Asuntos Exteriores, Gebran Bassil, visita Arsal, ciudad fronteriza con Siria, y confirma el registro de 3 mil personas desplazadas para regresar a Siria. La visita se considera un conflicto entre libaneses que quiere un retorno temporal y seguro y la comunidad internacional.

El canciller libanés, Gebran Bassil, reitera que el regreso de los sirios desplazados a sus hogares ha de ser seguro y digno.

El canciller libanés Gebran Bassil enfatizó que "ni el presidente Saad Hariri ni ningún libanés quieren que los desplazados permanezcan en El Líbano. Nadie quiere tratar con el ACNUR, pero es hora de decir lo suficiente".

Señaló que hay quienes quieren que la crisis de los desplazados se alargue y otros quieren que se acorte. En ese sentido, refirió la continua disputa entre El Líbano y la comunidad internacional sobre el regreso voluntario de los desplazados sirios.

"Queremos ayudar a las Naciones Unidas a completar el regreso y brindar asistencia a los retornados a sus hogares en Siria", dijo Bassil.

Al subrayar la necesidad del regreso de los refugiados sirios a sus hogares, Bassil dijo: "Queremos un regreso seguro y digno de los desplazados".

Las declaraciones del canciller libanés se produjeron después de la reunión celebrada en el municipio de Arsal, en la Bekaa libanesa, con el alcalde, los mukhtars y los miembros del consejo municipal, así como la reunión con una delegación de comités de reconciliación y una serie de personas desplazadas.

Por su parte, el alcalde de Arsal, Basil Al-Hujairi, enfatizó que "el regreso de las personas desplazadas a sus hogares se debe a su voluntad y a respetar sus deseos, y sienten que la situación en Siria se ha vuelto segura".

Vale la pena mencionar que 3 mil personas fueron registradas para regresar a Siria, específicamente a la región de Qalamoun.

La posición de Bassil llega días después de haber dado instrucciones a su ministerio para detener las solicitudes de alojamiento provistas por el ACNUR en El Líbano.

Bassil pidió una respuesta del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que confirmó en una declaración al corresponsal de Al-Mayadeen en Ginebra, la importancia de trabajar con El Líbano para encontrar soluciones, esperando reconsiderar rápidamente la decisión de los libaneses.

El Alto Comisionado señaló que "está profundamente preocupada por el anuncio del Ministro de Relaciones Exteriores libanés, Gebran Bassil, de la congelación de la emisión de permisos de residencia al personal del ACNUR por su impacto en la capacidad de la Comisión para llevar a cabo sus funciones".