¿Crece el riesgo de una acción militar en Medio Oriente tras la salida de EE.UU. del acuerdo nuclear?

Estados Unidos confiará al principio en la reimposición de sanciones económicas a Irán para obligarlo a cumplir con sus demandas y, con suerte, provocar un cambio de régimen en Teherán. Pero, si esto no funciona -y seguramente fracasará-, habrá un riesgo creciente de acción militar, ya sea directamente por parte de los EE.UU. o mediante ataques aéreos israelíes con "luz verde"

Trump acaba de torpedear cualquier solución diplomática a lo que él ve como la amenaza de que Irán desarrolle una bomba nuclear. La única alternativa es una respuesta militar, pero esto tendría que ser más que unos pocos días de intensos ataques aéreos.

Una confrontación creciente entre los EE.UU. e Irán afectará a toda la región, pero su mayor impacto será en Siria e Irak, donde las guerras han estado librando durante mucho tiempo y Washington y Teherán son sus viejos rivales, expresa un artículo de Patrick Cockburn, publicado en el sitio web Counterpunch.org.

A su juicio, Estados Unidos confiará al principio en la reimposición de sanciones económicas a Irán para obligarlo a cumplir con sus demandas y, con suerte, provocar un cambio de régimen en Teherán. Pero, si esto no funciona -y seguramente fracasará-, habrá un riesgo creciente de acción militar, ya sea directamente por parte de los EE.UU. o mediante ataques aéreos israelíes con "luz verde".

Por el momento, Irán reacciona cautelosamente ante la salida de EE.UU. del acuerdo. Busca estimular a los estados de la UE a tomar medidas prácticas para resistir la imposición de sanciones, particularmente a las exportaciones petroleras iraníes.

Lo cierto es que con el abandono del acuerdo, EE.UU. se está aislando a sí mismo, con pleno apoyo solo de Israel y Arabia Saudita, en las primeras semanas de una crisis que podría durar años.

También la determinación de Trump de hundir el trato para siempre ha implicado marginar y humillar a Francia, Alemania y el Reino Unido.

Si los líderes europeos ahora aceptan autorizar a Irán, habrá menos razones para que Trump tome sus puntos de vista en serio en el futuro. Ya han visto que su intento de apaciguarlo por el cambio climático no produce nada, por lo que tienen que aceptar que tienen menos influencia y un papel reducido en el mundo o que intentan seriamente preservar el acuerdo nuclear.

Pero incluso si lo hacen, Estados Unidos podrá ejercer una intensa presión económica sobre Irán y sus socios comerciales. Los bancos y las empresas están aterrados de incurrir en la ira del Tesoro de los Estados Unidos y enfrentar multas masivas incluso por una violación no intencional de las sanciones. Incluso si los gobiernos de la UE quieren que sus compañías continúen invirtiendo en Irán, pueden considerar que el riesgo es demasiado grande.

De acuerdo con Cockburn, las sanciones son un instrumento poderoso pero contundente, tardan mucho tiempo en trabajar y, por lo general, no producen los dividendos políticos esperados por quienes los imponen. El rial iraní puede caer y la hiperinflación vuelve al 40 por ciento, pero es muy probable que esto no sea suficiente si Irán vuelve a enriquecer uranio. Ya ha dicho que no va a seguir cumpliendo con su parte del acuerdo nuclear si no obtiene ninguno de los beneficios económicos prometidos.

¿Qué hará EE.UU. entonces? Esta es la pregunta crucial para Medio Oriente y el resto del mundo. Trump acaba de torpedear cualquier solución diplomática a lo que él ve como la amenaza de que Irán desarrolle una bomba nuclear. La única alternativa es una respuesta militar, pero esto tendría que ser más que unos pocos días de intensos ataques aéreos. Cualquier cosa menos que la guerra total no le ganaría a Trump el tipo de resultados que él dice que quiere.

Irán puede ser débil económicamente, pero política y militarmente está en una posición fuerte en Irak, Siria y El Líbano, los países que probablemente proporcionarán la arena principal para la próxima crisis. En los tres lugares, son los compañeros chiitas de Irán quienes tienen el control y ven a los Estados Unidos como un aliado de los estados sunitas en lo que en gran parte es un conflicto chiita-sunita sectario.

¿Ha pensado la administración Trump algo de esto? La crisis comienza a sentirse muy parecida a la de la invasión de Irak en 2003. Algunas de las mismas cifras, como el asesor de seguridad nacional John  Bolton, son los mismos neoconservadores que creían que invadir y ocupar Irak sería un negocio fácil.