Abdullahian: Riad se ahoga en el atolladero yemenita y Ansar Allah se convierte en fuerza y eje de muchos aliados

Riad se encuentra atrapada en un pantano en Yemen y no es capaz de poner fin a la guerra que lanzó desde marzo de 2015 contra el pueblo yemenita

Amir Abdullahian subrayó que varios políticos del mundo árabe creen que los cálculos erróneos de Riad lo llevaron a verse atascado en un complot que puede poner en peligro su futuro y resultar en su desintegración.

Arabia Saudita se ha involucrado en el juego de los sionistas, que tiene como objetivo dividir a los países islámicos, incluido a Arabia Saudita, mientras Ansar Allah se ha convertido en una fuerza con raíces en Yemen y en un eje de muchos aliados, afirmó el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento de Irán, Husein Amir Abdullahian.

Afirmó que Riad se encuentra atrapada en un pantano en Yemen y no es capaz de poner fin a la guerra que lanzó desde marzo de 2015 contra el pueblo yemenita. Destacó que la solución a los problemas en el país árabe debe ser por la vía política.

Dijo que Riad cuando inició sus ataques hace tres años contra Yemen, estaba convencido de que podía eliminar en menos de tres meses el movimiento popular yemenita Ansar Allah, "pero no tuvo éxito", resaltó.

De acuerdo con el político iraní, Arabia Saudita contaba mucho con la ayuda de Estados Unidos para derrotar a Ansar Allah, pero el país norteamericano aunque vende sus armas más sofisticadas a Riad a un precio alto, al mismo tiempo crea obstáculos al uso de dichas armas para que los sauditas no puedan emplearlos de manera independiente.

Esta medida de Washington, explicó, se debe a que los estadounidenses e israelíes temen que ocurra una posible revolución en Arabia Saudita parecida a la que tuvo lugar en 2011 en Egipto y que en esas condiciones Riad utilice los cazas norteamericanos contra el régimen de Israel.

Amir Abdullahian subrayó que varios políticos del mundo árabe creen que los cálculos erróneos de Riad lo llevaron a verse atascado en un complot que puede poner en peligro su futuro y resultar en su desintegración.

Tras declarar que en el tema de Yemen hay un triángulo formado por Israel, Estados Unidos y Arabia Sauditaí, el político iraní agregó que el régimen de los Al Saud se ha atrapado en un juego proyectado por el régimen de Tel Aviv.

Reiteró que el plan de los israelíes para la región está destinado a desintegrar los países musulmanes, incluido Arabia saudita.