Subastan por 40 millones de dólares cuadro de Van Gogh antigua propiedad de Elizabeth Taylor

La obra, nombrada Vue de l'asile et de la Chapelle de Saint-Rémy, estuvo colgada en el salón de la actriz desde 1963 hasta su muerte en 2011.

La obra subastada de Van Gogh

Un cuadro que perteneció a la desparecida actriz británico-estadounidense  Elizabeth Taylor y único en el que el pintor holandés Vicent Van Gogh capturó la imagen del sanatorio en el que pasó sus últimos años, fue subastado por 40 millones de dólares por la casa Christie’s, de Nueva York.

La obra, nombrada Vue de l'asile et de la Chapelle de Saint-Rémy, estuvo colgada en el salón de la actriz desde 1963 hasta su muerte en 2011.

Tras el fallecimiento de la Taylor el cuadro se subastó por 16 millones de dólares y seis años después creció el doble del costo inicial.

El lienzo fue pintado en 1889, un año antes de expirar el creador, durante su ingreso voluntario en el sanatorio, en el que intentó paliar los problemas mentales que lo llevaron a cortarse una oreja.

Aunque recreaba bucólicas vistas desde el hospital, en ocasiones sus cuidadores lo acompañaban al exterior y en uno de los recorridos realizó ese óleo, único de los 150 creados en Saint-Remy.

La puja de arte moderno incluyó obras de Malevich, Brancusi y Matisse, además de Picasso, Léger y Giacometti, para representar un total de 40 lotes vendidos aproximadamente por un valor de 416 millones de dólares.

De la subasta, la pintura más cotizada fue Suprematist Composition, de 1916, del vanguardista Kazimir Malevich, ofrecida en 85 millones 800 mil dólares, un récord para el artista ruso.

La obra es uno de los cuadros más icónicos de Malevich, quien revolucionó San Petesburgo -y el mundo del arte en general- cuando en 1915 presentó sus abstractos repletos de figuras geométricas, en los que, en lugar de pintar algo verosímil, creó su propio universo.

También hubo récord de venta para el escultor rumano Constantin Brancusi, cuyo retrato en bronce de la escritora Nancy Cunard, -musa de la escultura- titulado La jeune fille sophistiquée, de 1932, llegó a nuevos dueños por valor de 71 millones de dólares.

La figura es una de las pocas esculpidas en bronce realizada por Brancusi que conserva su base de mármol y no está en un museo.