Globes: Relaciones emiratí-israelíes datan desde hace más de dos décadas

Según un reporte publicado en el diario hebreo Globes, los EAU son un actor que da forma a la faz de la región con su poder militar y económico. También tiene una floreciente industria militar, un ambicioso programa espacial y buenas relaciones con Israel, que han estado sucediendo durante más de dos décadas.

Las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos datan de más de dos décadas y incluyen además un gran potencial en la agricultura, la desalinización y la tecnología.

James Matisse, secretario de Defensa de Estados Unidos, mucho antes de asumir su cargo apodó a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), como "Little Sparta, porque le recordaba la audacia que caracterizaba a la polis griega. A juicio del alto funcionario estadounidense, EAU merece respeto y admiración por lo que hicieron y lo que pueden hacer.

Según un reporte publicado en el diario hebreo Globes, los EAU son un actor que da forma a la faz de la región con su poder militar y económico. El gobernante interino, Muhammad bin Zayd, es la fuerza motriz detrás de algunas de las movidas regionales firmadas por Arabia Saudita, incluida la guerra en Yemen y el asedio a Qatar.

El texto señala que los Emiratos Árabes Unidos son los primeros en el mundo árabe en completar la construcción de un reactor nuclear. También tiene una floreciente industria militar, un ambicioso programa espacial y buenas relaciones con Israel, que han estado sucediendo durante más de dos décadas. Entonces, ¿qué hay en este país (con una población de alrededor de un millón) que lo lleva a enviar su mano dura a Afganistán, Bosnia, Libia, Yemen, Siria e incluso al Cuerno de África, donde se construyen las bases?, se pregunta el articulista Yoel Guzansky, investigador del Instituto de Seguridad Nacional.

"No podemos disfrutar de la estabilidad interna si el fuego arde a nuestro alrededor", dijo el ministro de Asuntos Exteriores de los EAU en 2014.

Gunzansky señala que la riqueza del petróleo ayuda a apoyar regímenes amigos, como el de Al-Sisi en Egipto, que ve de la misma manera la amenaza inherente a la doctrina de la Hermandad Musulmana; y para tratar de socavar a otros regímenes como Siria y Turquía en el pasado y en el presente.

Apunta también que la relación entre la pequeña población y sus vastas reservas de petróleo (100 mil millones de barriles), hace que sea uno de los países más ricos del mundo en términos de PIB per cápita.

Señala que la riqueza ayuda a comprar la paz en el país. Si bien la onda regional de protestas en 2011 condujo al despertar de ciertos círculos intelectuales y la Unión joven, los Emiratos Árabes Unidos y los Estados Unidos continuaron reprimiendo cualquier posible inquietud, especialmente aquellos identificados con la Hermandad Musulmana.

Por otro lado, la Federación / Estado de los EAU, el cuarto mayor importador de armas del mundo, ha colocado el sistema de defensa antiaérea más avanzado fabricado por los Estados Unidos, el THAAD. Ahora también está presionando a la administración Trump para que le venda el avión de combate avanzado, el F-35, un acuerdo que se está considerando seriamente.

Israel debe continuar cooperando con los emiratos, especialmente si esto le permite monitorear mejor lo que está sucediendo, y al mismo tiempo trabajar con la administración estadounidense, para que los sistemas de armas "iguales" no lleguen a la región.

A juicio de Guzansky, más allá de la cooperación informada contra Irán, las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, incluyen además un gran potencial en la agricultura, la desalinización y la tecnología. Los combatientes de ambos países ya están participando en ejercicios aéreos internacionales.

Pero las ambiciones de los Emiratos Árabes Unidos, la autocracia con cobertura moderna, en el espacio y en los campos nucleares, así como sus compras masivas de armas, podrían representar un desafío significativo para Israel.