Ejército emiratí se contruye sobre la base de extranjeros y mercenarios

Las ciudades futuristas y la pujante economía de los Emiratos Árabes Unidos se construyeron sobre la base de know-how y mano de obra extranjeros financiados con petrodólares, y su ejército no es diferente.

Medios y fuerzas del Ejército emiratí durante un ejercicio militar.

Sostiene el sitio digital Middle East Eye (MEE), que las ciudades futuristas y la pujante economía de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se construyeron sobre la base de conocimientos extranjeros y mano de obra financiada por petrodólares, y su ejército no es diferente.

En la guerra en Yemen, y con la aspiración de convertirse en una potencia terrestre, aérea y marítima dominante en Medio Oriente, los EAU se apoyan fuertemente en expertos extranjeros para transformar y guiar a sus fuerzas armadas.

Desde comandantes hasta mercenarios y entrenadores, los extranjeros han sido fundamentales para el ascenso de los militares de los EAU.

"Me parece que es la forma en que los Emiratos Árabes Unidos están utilizando, integrando y aprendiendo de los extranjeros lo que probablemente haya sido, si tuviéramos que elegir uno, ha sido el factor clave central para la capacidad militar de los Emiratos", dijo David Roberts, un profesor asistente en el King's College de Londres y un experto en asuntos del Golfo.

"Todas las fuerzas militares del Golfo emplean a muchos extranjeros, pero en los EAU hay un resultado militar diferente y más efectivo".

Roberts, el experto en el Golfo con sede en el Reino Unido, dijo que los comandantes son más que testaferros y es probable que desempeñen un papel clave.

Una compañía emiratí llamada Knowledge Point emplea a un gran número de ex oficiales estadounidenses encargados de entrenar y asesorar a las fuerzas emiratíes.

La dependencia de los militares de los Emiratos Árabes Unidos hacia los extranjeros no es exactamente nueva.

Según MEE, en 2010, el fundador de Blackwater, Erik Prince, se encargó de armar un ejército de mercenarios en los EAU que se enfrentaría a cualquier levantamiento potencial de trabajadores o en favor de la democracia.

Antes de unirse a la administración Trump, el Secretario General de Defensa de EE.UU., Jim Mattis, recibió permiso del Cuerpo de Marines de los EE.UU. para desempeñarse como asesor militar de los Emiratos Árabes Unidos en 2015.

Mientras que las tropas emiratíes se han desplegado en Yemen y han desempeñado un papel clave, han subcontratado gran parte de la lucha a sus aliados locales anti-hutíes, lo que limita sus propias bajas.

Las ambiciones militares emiratíes solo parecen estar creciendo.

Desde bombardear objetivos civiles hasta torturar a prisioneros en centros de detención, los EAU son acusados ​​de varios crímenes de guerra ya que su guerra en Yemen entra en su cuarto año.

Entonces, ¿qué sucede si las tropas que sirven bajo un comandante extranjero cometen un crimen de guerra?


Recientes informes condenan alEjército emirati de abusos y crímenes de guerra contra ciudadanos yemenitas.

Rebecca Hamilton, profesora asistente de derecho en la American University en Washington, DC, dijo que es difícil enjuiciar los crímenes de guerra, especialmente cuando el papel de un comandante es opaco.

Un comandante extranjero del Reino Unido o Australia podría ser procesado en la Corte Penal Internacional, pero como Estados Unidos no es parte en el estatuto que estableció la corte, esa no es una opción para los estadounidenses.

De acuerdo con MEE, desde 1996, EE.UU. cuenta con la Ley de crímenes de guerra, que permite el enjuiciamiento de cualquier "violación grave" de los Convenios de Ginebra. Sin embargo, el acto nunca se ha usado. Hamilton dijo que requeriría una fuerte evidencia, así como la voluntad política adecuada, para ponerla en práctica.

Mientras que los estadounidenses que han leído la letra pequeña en su pasaporte pueden recordar una línea sobre cómo servir en un ejército extranjero podría resultar en la pérdida de la ciudadanía estadounidense, la realidad es mucho más complicada.

Por ley, un ciudadano estadounidense podría perder su nacionalidad si voluntariamente, y con la intención de unirse a un ejército extranjero que está involucrado en hostilidades con los EE.UU. o si sirven como un oficial en cualquier ejército extranjero.

La Cláusula de Emolumentos de la Constitución de los Estados Unidos prohíbe a los ex oficiales militares buscar empleo con poderes extranjeros, excepto en los casos en que se obtenga el consentimiento del Congreso.

Concluye MEE, que con comandantes extranjeros que continúan sirviendo a un ejército que está acusado de crímenes de guerra y que no enfrenta repercusiones, otros podrían sentirse tentados a seguir su camino.