Morir de amor: más allá de la literatura

¿Es posible morir de amor? ¿O es solo una expresión literaria?

"El duelo sufrido por las parejas tiene un impacto altamente peligroso en la salud"

“La perfección del amor es morir por amor”.
-Denis de Rougemont-

 

Para determinar si es posible o no morir de amor, como el más ferviente apasionado protagonista de una novela romántica con final trágico; científicos de la Universidad de Glasgow, en Escocia, han estudiado la evolución de 4 mil matrimonios en edades comprendidas entre los 45 y 64 años.

El estudio que comenzó en los años 70 y tuvo su punto culminante en 2004, destacó la importancia de los seis primeros meses tras el episodio traumático: "los seis primeros meses de la triste separación del cónyuge son los más peligrosos, mientras que en los cinco años posteriores se incrementa el riesgo de desarrollar desordenes cardíacos", refiere la investigación.

El proyecto investigativo reveló que el corazón destrozado por la pérdida de la persona amada sí puede producir la muerte.

Carloe Heart, jefa del equipo científico explicó: “Hemos comprobado que el duelo sufrido por las parejas tiene un impacto altamente peligroso en la salud, que incrementa los riesgos de mortalidad en los viudos, que se suman a los factores individuales”.

Por otro lado, un estudio publicado en la revista Epidemiology hecho a 58 mil parejas desde el año 1991, ha revelado que alrededor de un 40% de mujeres y un 26% de hombres mueren antes de haber pasado tres años de la muerte del ser amado.

Muchos de los encuestados afirmaban que se sentían como si realmente les hubieran quitado una parte de su cuerpo o como si los hubieran partido por la mitad.

Sin embargo, el doctor Freddie Negron, especialista en medicina paliativa del Instituto Miami Vitas, defiende la teoría mente/cuerpo/luto. Esto quiere decir que las causas por las que una pareja podría morir tras el fallecimiento del ser amado podrían estar en una latente enfermedad cardíaca que se agrava con la depresión.

Por lo que, la mayoría de las personas que mueren por un ataque al corazón, ya habrían presentado propensión a ello. La ansiedad, la depresión y al tristeza son los que finalmente acaban sacando a relucir el problema.


SABÍAS QUÉ...

Además de los factores relacionados con el estado de ánimo del sujeto, existe una dolencia cardíaca vinculada a este suceso, que es conocida como Miocardiopatía de Takotsubo, una extraña afección descubierta en la década de los 90.

Se trata de un infarto agudo de miocardio, consecuencia directa de un nivel de estrés emocional considerable. Este problema no corresponde a las arterias, sino al músculo cardíaco y suele presentarse únicamente tras un evento de gran impresión.

El nombre que se le dio se debe al parecido entre la forma que adquiere el ventrículo izquierdo (una de las cuatro cavidades en que se divide el corazón) afectado por esta condición y una vasija de cerámica llamada "takotsubo", que pescadores del país nipón utilizaban como instrumento para atrapar pulpos.


"Los encuestados afirmaban que se sentían como si realmente les hubieran quitado una parte de su cuerpo."

“Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor”.
-Gabriel García Márquez-

 

Hasta el momento, "la muerte por amor" aparece relacionada a los malos hábitos de vida que se siguen tras de la muerte del ser amado, o con el empeoramiento de una enfermedad ya existente causada por la tristeza y la ansiedad que generan la pérdida del ser amado.

Con lo cual, la clave de todo parece estar más en cómo se sobrelleva el duelo, que en el propio dolor de la pérdida. Pero habrá que esperar y ver qué dicen futuros estudios para darle una repuesta más rotunda a esta pregunta.


¿Cómo aliviar un corazón roto?

Cada persona puede encontrar la mejor manera de superar una "pena de amor" a fin de no llegar al extremo de terminar categóricamente con el corazón roto.

Sin embargo, nadie está exento de atravesar una crisis emocional, por lo que antes de llegar a ese punto extremo de no retorno para tu corazón, te sugerimos atender los siguientes consejos por el bien de tu salud:

Comparte tus sentimientos: enfrentar la partida del ser amado es un evento doloroso, que puede hacer que te alejes del mundo, pero trata de estar cerca de tus amistades o familiares, comparte tus sentimientos con alguien confianza; te puede ayudar a sentirte mejor y a ver las cosas con más claridad.

Cuídate: tener el corazón partido en mil pedazos es muy estresante y puede interferir con la forma en que cuidas tu salud. No dejes que esta situación altere tu ritmo de sueño (es importante dormir y descansar lo suficiente); tampoco busques refugio en la comida chatarra o en los dulces, después verás sus consecuencias y te sentirás peor. Continúa haciendo ejercicio constantemente, conseguirás relajarte y mantener tu ánimo a flote.

Recuerda lo bueno: cuando sentimos que el corazón se ha roto de tanto dolor muchas personas nos culpamos o recriminamos por lo que se pudo haber hecho o dicho, o lo que se dijo que pudo haber sido un error. No seas tan duro(a) contigo. Si esto te está pasando, ¡detente! No es justo para ti; lo mejor es recordar lo vivido agradeciendo las cosas buenas.

Mantén tu mente ocupada: la terapia ocupacional es el mejor antídoto contra la tristeza y la depresión. Aprovecha para redecorar tu habitación o inscribirte en un nuevo curso. Esto no significa que evites pensar en lo ocurrido y vivir el duelo; el dolor por la pérdida seguirá estando ahí, pero parte del proceso de "curación" es continuar tu existencia. Así que hazlo lo mejor posible.

Tómate tu tiempo: para superar la tristeza el tiempo es un aliado de oro, aunque a veces parezca imposible superar tanto dolor. Llora lo necesario, no reprimas sentimientos, es importante que no te quedes nada dentro, sólo viviendo tu dolor comenzarán a sanar con el tiempo.


"Tómate tu tiempo: para superar la tristeza el tiempo es un aliado de oro."

“El amor es como don Quijote: cuando recobra el juicio es para morir”.
-Jacinto Benavente-

 

Quizá para algunas personas "morir de amor" sea la mejor forma de describir lo que viven al terminar una relación, o perder a un ser querido; sin embargo, la mayoría puede "reparar un corazón roto" sin llegar a sufrir los síntomas del síndrome de Takotsubo.

Recuerda que cada golpe de la vida puede representar una forma de madurar emocionalmente y, sobre todo, de descubrir lo valioso que llevamos dentro y, de paso, conocer hábitos para cuidar nuestra salud.

¿Tú qué piensas al respecto? ¿Has oído alguna historia de muerte por amor que te haya impactado?