Trama Khashoggi sigue complicada: Arabia Saudita envió expertos a Turquía para borrar pruebas

Arabia Saudita envió un químico y un toxicólogo a Turquía nueve días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi con la intención de deshacerse de su cadáver y ocultar pruebas, afirman medios turcos.

Videoconferencia de Hatice Cengiz, novia de Jamal Khashoggi, celebrada en el Hotel Mayflower en Washington, 2 de noviembre de 2018. Foto AFP.

El diario turco Daily Sabah informó este lunes de la llegada el pasado 11 de octubre al aeropuerto de Estambul  de un equipo saudita de 11 personas, entre las que estaban el químico Ahmad Abdulaziz al-Yanubi y el toxicólogo Jaled Yahya al-Zahrani.

Añadió el rotativo que el grupo se hospedó en un hotel cercano al consulado saudita en esa ciudad, donde nueve días antes fue asesinado el periodista crítico de Riad, Jamal Khashoggi.

Entre el 12 y el 17 de octubre, los dos “limpiadores”, el químico y el toxicólogo, visitaron todos los días el consulado, hasta finalmente abandonar Turquía el 20 de octubre, aseguró la publicación.

Las autoridades del reino permitieron a los turcos inspeccionar la dependencia diplomática los pasados 15 y 16 de octubre, así como la residencia del cónsul general Muhammad al-Otaibi el día 17, recordó Daily Sabah.

Un funcionario turco en condición de anonimato afirmó que el hecho de enviar al equipo de expertos en química y toxicología sugiere que el asesinato de Khashoggi fue premeditado y planeado por “altos funcionarios sauditas”.  

El diario también citó a especialistas turcos, quienes subrayaron como muy probable que los sauditas usaran ácido para eliminar el cuerpo del columnista del diario estadounidense The Washington Post.

Hoy lunes, el vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, comentó que deben investigarse las informaciones según las cuales el cuerpo del periodista fue disuelto en ácido en el consulado saudita en Estambul, así como la identidad de quién ordenó matarlo. El viernes, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a autoridades de alto nivel sauditas por e crimen.

La monarquía negó en un principio toda implicación en la desaparición del periodista, pero tras la fuerte presión internacional la Fiscalía de ese país admitió la muerte durante una supuesta pelea en la sede consular, y días después confirmó que el asesinato fue premeditado.