Europa y su desvelo con la inmigración

El espinoso expediente de la inmigración ocupa a Europa y amenaza con la caída de gobiernos aquí y con el corte de relaciones diplomáticas allá; tal vez sea el juego político, pero ¿dónde se ubica la tragedia de cientos de inmigrantes ahogados en el mar en los cálculos de los políticos?...

Inmigrantes africanos piden socorro durante un naufragio en el Mar Meditarréneo.

El desvelo europeo en estos días se puede abreviar con una expresión: la inmigración; una bola de fuego que provoca incendios esporádicos; incendios diplomáticos entre los países de la Unión Europea en el contexto de diferentes visiones relacionadas con la solución, y cada vez más comentarios  sobre versiones europeas de la corriente de Donald Trump izando la consigna de “América primero”, anotando a la vez más puntos a favor de la extrema derecha; incendios políticos dentro de los propios países europeos, como Italia, Austria, Francia y Alemania, donde el expediente de migración ha sacudido el cargo de la canciller Angela Merkel y la coalición de gobierno, lo cual podría suscitar en Alemania el llamado a elecciones anticipadas; además de los incendios provocados por las diferencias entre Europa y los países africanos, resolviendo el viejo continente repentinamente decidir por ellos en relación a este tema, especialmente en la región africana del Sahel.

La reciente Cumbre de los líderes de los países de la Unión Europea de Bruselas, examinó a lo largo de sesiones maratónicas los desafíos de la migración y llegó a la conclusión de abrir las puertas a discusiones permanentes; ¿Qué significa establecer centros de recepción de refugiados en los países del norte de África? ¿Sería el propósito colocar a estos países ante un hecho consumado habiendo expresado los países del norte de África con anterioridad su firme rechazo a la idea?

Túnez, Marruecos, Argelia y Libia todos han expresado su rotundo rechazo, y he aquí la Unión Africana anunciando el establecimiento de un observatorio sobre la migración con sede en Rabat, en una clara reacción al unilateralismo europeo; además de exigirle a los europeos organizar la migración en lugar de insistir sobre la política de "puertas cerradas".

Esta política europea, expresada con claridad diáfana por las disposiciones de Bruselas, es considerada por algunos como semblantes del “nuevo colonialismo europeo”; en realidad, las propuestas europeas no son nuevas, fueron planteadas el año 2003, siendo también rechazadas en aquel entonces; ¿Acaso se busca aumentar la presión sobre los países del norte de África, que se encuentran atareados con muchos problemas? ¿Qué hay de la imagen de Europa en el mundo después de haberse permitido cometer crímenes de lesa humanidad al dejar a los refugiados a su suerte en el mar?  

Lo que es cierto es que los números no mienten e indican que más de mil personas se ahogaron en el mar Mediterráneo este año cuando intentaban cruzar desde Libia a Europa y esto está a disposición de los líderes de Europa y de todo el mundo.