El hombre de las tres caras, un francés con doble trasplante facial

“He rejuvenecido 20 años”, afirmó el francés Jérôme Hamon, de 43 años, única persona en el mundo en recibir un doble trasplante facial.

El hombre de las tres caras, un francés con doble trasplante facial

La prensa francesa lo llama “el hombre de las tres caras”: la suya de nacimiento, la que tuvo tras un primer trasplante en 2010 y, ahora, la tercera, resultado de una nueva intervención que lo convirtió en el primer paciente del mundo que se somete a este tipo de cirugía integral de rostro.

Hamon fue presentado ante un grupo de medios franceses, que revelaron este martes su historia y con excelente sentido del humor expresó que asumió plenamente su nueva identidad, una vez más.

La inédita intervención quirúrgica, que se prolongó durante 16 horas, fue realizada en enero en el hospital Georges Pompidou de París por el especialista Laurent Lantieri, el mismo médico que ya le practicó el primer trasplante hace ocho años.

“Por primera vez en el mundo, (esta intervención) demuestra que en el campo de los trasplantes vascularizados compuestos (cara y manos) es posible un retrasplante en caso de rechazo crónico”, dijo el hospital en un comunicado.

“Por primera vez en el mundo, (esta intervención) demuestra que en el campo de los trasplantes vascularizados compuestos (cara y manos) es posible un retrasplante en caso de rechazo crónico”

Hamon sufre neurofibromatosis 1, también conocida como enfermedad de von Recklinghausen, un mal genético que deformó su cara hasta tal punto que los médicos consideraron necesario someterle a la operación, que en su momento tuvo éxito y así lo contó en un libro publicado en 2015.


Leer También:

Reducir las calorías diarias retrasa el envejecimiento
Descubren nuevo órgano en el cuerpo humano
Conozca las amenazas de la salud mundial en 2018


El hombre de las tres caras, un francés con doble trasplante facial

Sin embargo, poco después, un médico le prescribió un antibiótico para tratarle un resfriado que resultó ser incompatible con su tratamiento inmunodepresor y en 2016, Hamon empezó a mostrar síntomas de rechazo crónico.

Un año más tarde, tuvo que ser hospitalizado y en noviembre pasado, en vista de que la cara trasplantada presentaba ya zonas de necrosis, los médicos decidieron quitarle el trasplante.

Parece una historia de ciencia ficción, pero Hamon estuvo dos meses sin rostro y en cuidados intensivos en el hospital de París hasta que, a mediados de enero, surgió un donante, un joven de 22 años fallecido lejos de París.

“Todo el equipo de reanimación está atónito ante el valor de Jérôme, su voluntad, por la fuerza de su carácter en una situación trágica”, contó el anestesista Bernard Cholley, según la AFP.