Visita de Hariri al reino saudita: trasfondo e implicaciones

Algunos observadores libaneses aseguran que las elecciones parlamentarias han incentivado el retorno de Arabia Saudita a El Líbano, por tanto uno de los objetivos de la visita de Hariri a Arabia Saudita y la del enviado saudita a El Líbano días atrás, ha sido también restablecer los contactos entre la Corriente “Futuro” y las “Fuerzas Libanesas”

Uno de los objetivos de la visita de Hariri a Arabia Saudita y la del enviado saudita a El Líbano días atrás, ha sido también los contactos entre la Corriente “Futuro” y las “Fuerzas Libanesas”.

La restauración del Grupo del "14 de marzo" con vistas a las próximas elecciones parlamentarias libanesas fue la parte esencial de los temas abordados en los encuentros del primer ministro Saad Hariri con las principales autoridades del reino saudita, el rey Abdullah bin Abdulaziz al Saud, y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, según los diarios libaneses.


Algunos observadores libaneses aseguran que las elecciones parlamentarias han incentivado el retorno de Arabia Saudita a El Líbano, por tanto uno de los objetivos de la visita de Hariri a Arabia Saudita y la del enviado saudita a El Líbano días atrás, ha sido también restablecer los contactos entre la Corriente “Futuro” y las “Fuerzas Libanesas”, tarea que dichas fuentes han descartado que tuviera éxito hasta el momento.

 

Si bien para algunos analistas la visita del asesor de la Corte Real saudita, Nizar Al-Alawla, no fue solo una expresión de la apertura de un nuevo capítulo en las relaciones libanesas-sauditas, sino también una nueva etapa en la relación del Reino con la familia Hariri, otras fuentes dudan que la visita de este último a Riad implique un retorno de Hariri a los brazos del reino.


Por su parte, fuentes políticas que están al tanto de la visita del emisario saudita señalaron que la misma pudiera estar vinculada a nuevos negocios e inversiones de compañías pertenecientes al propio Hariri en el Reino saudita y en Francia, y que, más allá de la visita de Nizar al-Alawla, forman parte de la salida que se ha encontrado para restablecer la “relación correcta” con El Líbano.

 

Para algunos medios, el comportamiento saudita en los últimos días evidencia que el reino pretende acercarse a El Líbano y no sólo se limita a este país, en cuanto a dimensiones, implicaciones y resultados esperados, sino que Riad quiere aprovecharla también para lanzar mensajes que confirman su interés de corregir el equilibrio de fuerzas internas en El Líbano y mantener un equilibrio político que impide cambiar la imagen de El Líbano y su realidad hacia otra dirección más peligrosa.


Hay quienes consideran que el recibimiento oficial tributado a Hariri por el propio Rey indica que Riad pasó la página del pasado 5 de noviembre, fecha de la renuncia de Hariri.

Reportes de la prensa libanesa consideran que aunque es difícil predecir desde ya las repercusiones de la visita de Hariri a Riad sobre el escenario electoral libanés, se advierte un cambio de postura del reino hacia la reconciliación, motivado un tanto por el ejercicio de presiones norteamericana-europea, interesados en proteger los intereses de Arabia Saudita en la región.