Hamas condena ataque contra Hamdallah en Gaza, rechaza acusaciones y exige investigación inmediata

En un comunicado publicado en Twitter, el movimiento palestino pidió a las autoridades que abran una investigación inmediata sobre las circunstancias del ataque e identifiquen a los responsables del ataque contra el primer ministro palestino en Gaza.

La presidencia palestina condenó el ataque y responsabilizó al Movimiento de Resistencia de Palestina (Hamas) por el incidente.

Una explosión dirigida contra el convoy del primer ministro palestino, Rami al-Hamdallah y al jefe de inteligencia, Majid Faraj, se produjo durante su entrada a Gaza.

La presidencia palestina condenó el ataque y responsabilizó al Movimiento de Resistencia de Palestina (Hamas) por el incidente.

En respuesta, Hamas condenó el ataque ‎contra el convoy y advirtió que los responsables trataban de frustrar los esfuerzos en pro de la ‎reconciliación nacional entre los palestinos.‎


Lugar de la explosión.

En un comunicado publicado en Twitter, el movimiento palestino pidió a las autoridades que abran una investigación inmediata sobre las circunstancias del ataque e identifiquen a los responsables.

Hamdallah salió ileso este martes de una potente explosión que se produjo cerca de su coche en el distrito de Beit Hanun, en el norte de Gaza, poco después de que entrara desde el paso fronterizo de Erez al enclave palestino.

La Policía palestina confirmó que el primer ministro ha proseguió con su agenda e inauguró una planta de tratamiento de aguas residuales en el norte de Gaza.


Rami al-Hamdallah, primer ministro palestino.

Por su parte, el primer ministro palestino, tras regresar a Ramalah, declaró que el atentado que sufrió en la Franja de Gaza no representa al pueblo de Gaza.

"La bomba no representa al pueblo de Gaza, que es una parte importante de nuestra patria. El presidente Abu Mazen dice siempre que primero Gaza, después Gaza y después Gaza", dijo Hamdalah ante la sede del Consejo de Ministro, donde se reunieron centenares de palestinos para saludarlo a su regreso.

Hamdallah dijo que el atentado fue bien preparado y que el artefacto consistía en dos contenedores de explosivos plantados a dos metros de profundidad, que estallaron afectando únicamente a los dos últimos vehículos del convoy.