Rusia: Ejército Libre Sirio se prepara para escenificar un nuevo ataque químico en Deir Ezzor

El Ministerio de Defensa ruso reveló que elementos del Ejército Libre Sirio, en cooperación con las fuerzas estadounidenses, se preparan para escenificar nuevo ataque químico y responsabilizar al Ejército sirio y justificar el bombardeo aéreo de la coalición contra los objetivos del gobierno de Damasco.

Defensa rusa considera inadmisibles semejantes provocaciones que buscan desestabilizar la situación en Siria.

El Ministerio de Defensa ruso advirtió que el llamado Ejército Libre Sirio (ELS) prepara, con la ayuda de EE.UU., el montaje de un ataque químico en la ciudad siria de Deir Ezzor.

“Según la información que fue confirmada por tres canales independientes, los mandos del llamado Ejército Libre Sirio están preparando, con la ayuda de las fuerzas estadounidenses de operaciones especiales, una provocación grave con el uso de agentes tóxicos en la provincia de Deir Ezzor”, declaró el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov.

Los miembros del ELS, dijo el vocero ruso, trasladaron barriles de cloro a la localidad de Jafra para escenificar un supuesto “ataque químico del Ejército sirio contra civiles”.

El portavoz ruso también indicó que el objetivo que persiguen es grabar un vídeo para difundirlo en los medios de comunicación occidentales, y utilizarlo como pretexto para que la coalición liderada por Estados Unidos “lance un ataque aéreo y de misiles contra instalaciones del Gobierno y justificar una ofensiva de grupos armados contra las fuerzas gubernamentales sirias en la ribera oriental del Éufrates.

Konashenkov aseveró que la Defensa rusa considera inadmisibles semejantes provocaciones que buscan desestabilizar la situación en Siria.

En una ocasión anterior, el Ministerio de Defensa ruso reveló un vídeo que demostraba que las imágenes del presunto ataque químico en Duma, en la región de Ghouta Oriental, al este de Damasco (la capital siria) no eran más que un montaje de los llamados Cascos Blancos, que trabajan bajo el liderazgo del Gobierno británico, responsabilizar al Gobierno sirio y después justificar un ataque.

Las autoridades sirias rechazaron tajantemente esas acusaciones y señalaron a los extremistas como autores del incidente. El Ministerio de Exteriores ruso indicó en su momento que el presunto ataque fue en realidad una ‘puesta en escena’.