EE.UU. vende armas a Arabia Saudita y saluda diálogos de paz para Yemen

Estados Unidos saluda diálogos sobre la guerra en Yemen, aun cuando armas norteamericanas empuñadas por los saudíes matan a miles de civiles yemeníes.

Lo que deja la guerra en Yemen.

“No tenemos ninguna ilusión y sabemos que este proceso no será fácil, pero saludamos este primer paso vital y necesario”, dijo el Departamento norteamericano de Estado en un comunicado. 

Pese a las críticas a la Casa Blanca por su millonaria venta de armas a Riad que, evidentemente, son usadas contra los civiles en Yemen, también llamó a las partes beligerantes a participar en los diálogos previstos en Suecia para este miércoles de manera “plena y sincera” con el fin de “cesar todas las hostilidades en curso”.

Las pasadas conversaciones de septiembre, convocadas en Ginebra (Suiza), no llegaron a nada, porque la delegación del movimiento popular yemení Ansar Allah se negó a desplazarse al lugar debido a la falta de garantías. De hecho, al final de la última ronda de diálogos en Kuwait, la delegación se quedó varada tres meses en Omán por el bloqueo aéreo que Arabia Saudita ha impuesto a Yemen.

A pesar de que Ansar Allah anunció el cese de sus ataques con misiles y drones (aeronaves no tripuladas) para dar una oportunidad a las conversaciones de paz, Arabia Saudita se ha negado a detener sus operaciones militares en la provincia yemení de Hodeidah.

Este lunes un avión de la ONU despegó de Saná, la capital de Yemen, con 50 heridos de guerra de Ansar Allah que serán tratados en Omán, un gesto que desbloquea los esfuerzos hasta ahora infructuosos del organismo multilateral para sentar a hablar a todas las partes, en una guerra impuesta desde hace casi cuatro años.