Rouhani rechaza declaraciones de Trump sobre protestas en Irán

El presidente de Irán, Hassan Rouhani,rechazó las declaraciones de su homólogo estadounidense, Donald Trump, sobre las recientes protestas en el país por el alza de precios en el país persa.

Rouhani reconoció que la protesta y crítica son derechos constitucionales de toda persona, pero subrayó que la crítica difiere de la violencia.

“Este señor (Trump), que en EE.UU. busca solidarizarse con nuestro pueblo, se ha olvidado que hace unos meses tildó de terrorista a la nación de Irán; él es incapaz de mostrar simpatía alguna hacia el pueblo iraní”, indicó.

Durante una reunión con los ministros de su Gabinete, Rouhani reconoció que la protesta y crítica son derechos constitucionales de toda persona, pero subrayó que la crítica difiere de la violencia.

Asimismo, reprochó los actos de sabotaje que infligen daños a las propiedades públicas.

Varias ciudades de Irán han sido escenario de protestas por la actual situación económica y la inflación, aunque algunas autoridades gubernamentales atribuyen la organización de estas manifestaciones a grupos opositores que tratan de desestabilizar al Gobierno.


Trump ha mantenido una actitud hostil contra Irán, en particular respecto al acuerdo sobre el programa nuclear persa alcanzado en 2015 con el Grupo 5+1.

Previamente, el presidente Donald Trump reiteró sus amenazas contra Irán y señaló que observa la respuesta de las autoridades de Teherán a las manifestaciones antigubernamentales que tienen lugar en ese país desde hace varios días.

En su cuenta en Twitter, Trump advirtió, por segunda vez durante el fin de semana, que observa de forma cuidadosa lo que calificó de posibles violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas policiales iraníes frente a estos disturbios que comenzaron el jueves pasado.

Desde su campaña con vista a las elecciones de noviembre de 2016 y después que asumió la jefatura de la Casa Blanca en enero de este año, Trump ha mantenido una actitud hostil contra Irán, en particular respecto al acuerdo sobre el programa nuclear persa alcanzado en 2015 con el Grupo 5+1.

A pesar de las posiciones de Trump, el secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, afirmó recientemente que Estados Unidos quiere implementar lo dispuesto en dicho convenio en la forma que ahora existe, e intentará después cambiar los aspectos que considera negativos en el documento, pero sin renunciar a este, siempre en colaboración con los aliados.