Zarif: Daesh es resultado de la invasión a Irak y continúa siendo un peligro para la región

El traslado de los terroristas de Daesh por los estadounidenses se realiza sistemáticamente en las ciudades sirias de Al-Hasaka y Deir Ezzor, entre otras, y ello constituye una medida peligrosa

El ministro iraní de Asuntos Exteriores confirmó que Daesh ha perdido tierras en Irak y Siria, pero aún continúan contactos entre los simpatizantes y sus líderes, así como fuentes que los financian.

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, aseguró que las condiciones que crearon a Daesh en la región se mantienen aún, sobre todo la intervención externa, y señaló que algunos países de la región, como Arabia Saudita, han trabajado para desviar los problemas internos hacia el exterior.

En una conferencia titulada: “Los patrones del orden regional en el mundo post-Daesh”, celebrada este sábado en la Universidad de Teherán, Zarif expresó que Daesh sigue siendo una realidad en la región del oeste de Asia y en el mundo, mientras EE.UU. continúa trasladando a sus integrantes de Siria a otras partes del planeta.

Enfatizó que el traslado de los terroristas de Daesh por los estadounidenses se realiza sistemáticamente en las ciudades sirias de Al-Hasaka y Deir Ezzor, entre otras, y apuntó que es una medida peligrosa.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores confirmó que Daesh ha perdido tierras en Irak y Siria, pero aún continúan contactos entre los simpatizantes y sus líderes, así como fuentes que los financian.

Al recordar que Daesh fue consecuencia de la invasión de Irak por Estados Unidos en 2003, Zarif advirtió que la situación caótica que ha creado esta banda takfirí en la región sigue tan mala como era, a raíz de la “injerencia extranjera”.

Destacó que en Afganistán se creado una “rivalidad” entre los terroristas de Daesh, trasladados también por Washington, y los de Talibán para incitar la violencia y sembrar miedo entre la población, en un intento por atraer más atención y apoyo financiero.

Subrayó que por ello no se puede hablar de los patrones del orden regional en la era post-Daesh, pues, los extremistas takfiríes siguen como una realidad amarga en el oeste de Asia y más allá de esta región.