Inicia conferencia de reconstrucción de Irak en Kuwait

La Conferencia Internacional de Kuwait para la Reconstrucción y Desarrollo de Irak comenzó en Kuwait con la participación de figuras internacionales, entre ellas el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson.

La conferencia internacional de donantes para la reconstrucción de Irak busca recaudar fondos para la recuperación del país después de los tres años de guerra contra el grupo terrorista Daesh.

Por su parte, el primer ministro iraqui, Haidar al-Abadi dijo que Bagdad ha proporcionado un documento oficial de una visión clara  y objetiva sobre la reconstrucción del país, y que serán capaces de atraer inversiones.

“Guerra de reconstrucción”; con estas palabras describieron las autoridades iraquíes la difícil misión que tienen para acabar con los daños provocados por Daesh. 

Dos meses, tras la victoria ante el grupo terrorista, Irak debe renacer. Y para ello, la conferencia internacional de donantes se desarrollará durante tres días en Kuwait. En el primer día del evento, varias oenegés prometieron fondos de más de 330 millones de dólares para apoyar operaciones humanitarias. Pero, Irak necesita mucho más.

Un total de 22 mil millones de dólares de estos fondos se necesitan urgentemente y el resto a mediano plazo. Bagdad espera en particular reunir fondos para reconstituir miles de casas y realojar a más de 2 millones 500 mil desplazados que hay en el país.

En total, unas 140 mil viviendas han quedado destruidas en las zonas que estaban en manos de Daesh. Mosul, la segunda ciudad más grande del país y la capital del autoproclamado califato, es la más dañada.

Aunque la construcción de Irak parece un proyecto colosal, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instó al mundo a hacer todo lo posible para hacerlo. El organismo internacional ha advertido que si no se ayuda a Irak, el país corre el riesgo de verse sumido de nuevo en la inestabilidad.


El jefe de la Diplomacia iraní sostuvo que la nación persa tiene la intención de involucrar también al sector privado en la reconstrucción del país árabe.

Teherán no dejará solo a Bagdad

Asimismo, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, dijo que la región del Golfo Pérsico y Asia Occidental nunca disfrutarán de una seguridad sin que antes exista una cooperación entre los países regionales, y aseguró que Teherán no dejará solo a Bagdad.

Antes de ofrecer un discurso en el marco de la Conferencia,  Zarif subrayó que la estabilidad y el desarrollo del país árabe son muy importantes para Irán. Afirmó que el país persa siempre ha estado con el pueblo iraquí.

“Ayudamos a Irak durante su lucha contra el grupo terrorista Daesh, e Irán es un país que cumplió con sus compromisos en las conferencias anteriores”, añadió el canciller.

Tras recordar que Teherán ha cooperado con Bagdad en los campos del gas y de la electricidad, el jefe de la Diplomacia iraní sostuvo que la nación persa tiene la intención de involucrar también al sector privado en la reconstrucción del país árabe.

Los proyectos de reconstrucción incluyen la restauración de las instalaciones destruidas, como el aeropuerto de la ciudad norteña de Mosul, y nuevas inversiones para fortalecer y diversificar la economía mediante el desarrollo del transporte, la agricultura y las industrias basadas en la riqueza energética. 

La reconstrucción de hogares, hospitales, escuelas, carreteras, empresas y telecomunicaciones es clave para proporcionar empleos a los jóvenes, y poner fin al desplazamiento de cientos de miles de personas y a varias décadas de violencia.


Como parte de dicha presencia, también continuaremos entrenando a las fuerzas de seguridad locales en Siria”, declaró Tillerson.

Estados Unidos seguirá entrenando a las milicias kurdo-árabes al norte de Siria

Durante la conferencia internacional, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, confirmó que el Pentágono tiene planeado seguir adiestrando a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), en las cuales se integran las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), que son consideradas por Turquía un aliado del grupo turco Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), y por lo tanto, una organización terrorista.

“Estados Unidos seguirá teniendo una presencia militar enfocada en Daesh en Siria. Como parte de dicha presencia, también continuaremos entrenando a las fuerzas de seguridad locales en Siria”, declaró Tillerson.

No obstante, insistió en que presencia estadounidense en el norte de Siria, no obstaculiza ni interfiere, de ninguna manera, la operación militar turca a pesar de que las autoridades del país euroasiático insisten en lo contrario. 

También aseguró que Estados Unidos está al tanto de las preocupaciones de Turquía, su aliado en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y que tratará de ser lo más transparente posible con Ankara respecto a sus labores y misiones en el norte del territorio sirio y, más concretamente, en la región de Afrin.