Acuerdo del Siglo no incluye un Estado palestino soberano e independiente

El largamente esperado Acuerdo de Siglo de Donald Trump para Medio Oriente está saliendo de la hibernación luego de la victoria electoral de Benjamín Netanyahu y se dice que es probable que el tema de la condición de Estado palestino se extienda bajo la alfombra.

“Acuerdo de Siglo” de Trump no implica soberanía para los palestinos.

Estados Unidos trata de preservar el control israelí sobre los territorios palestinos e incluye la “autonomía” palestina pero no un estado palestino soberano, advirtió un artículo del diario The Washington Post.

La Casa Blanca ha sido muy estricta con la propuesta, que se espera sea lanzada en los próximos meses. Los informes de los medios dicen que representa un “enfoque no convencional” basado en una lectura realista de la situación.

El largamente esperado Acuerdo de Siglo de Donald Trump para Medio Oriente está saliendo de la hibernación luego de la victoria electoral de Benjamín Netanyahu, y se dice que es probable que el tema de la condición de Estado palestino se extienda bajo la alfombra.

Al redactar el plan, la administración del presidente de los Estados Unidos se ha basado en gran medida en su hombre clave para el Medio Oriente, Jared Kushner.

Según el Post -que citó a funcionarios estadounidenses y árabes familiarizados con el asunto- el yerno de Trump está tratando de preservar el control israelí sobre los territorios palestinos e incluye la “autonomía” palestina pero no un estado palestino soberano.

Un funcionario no identificado de la Casa Blanca dijo que el plan es “justo, realista e implementable” y que refleja la realidad. “Observamos los esfuerzos pasados ​​y solicitamos ideas de ambos lados y socios en la región con el reconocimiento de que lo que se ha intentado en el pasado no ha funcionado. Por lo tanto, hemos adoptado un enfoque poco convencional que se basa en no ocultarse de la realidad”.

La administración Trump ha estado trabajando en el plan durante más de dos años, pero su lanzamiento tan esperado se había retrasado a la luz de las elecciones parlamentarias de Israel a principios de este mes.

Ahora que el aliado de Trump, Netanyahu, está preparado para continuar manejando los hilos bajo un gobierno de coalición, la administración de EE. UU. podría revelar el plan en un futuro cercano.

“El hecho de que Bibi ganó, creo que veremos una buena acción en términos de paz”, dijo el presidente de Estados Unidos después de la victoria de Netanyahu. “Todo el mundo dijo, y nunca hice una promesa, no se puede tener paz en Medio Oriente con Israel y los palestinos. Pero creo que ahora tenemos una mejor oportunidad de que Bibi tenga la victoria”.

“Todavía estamos sopesando una variedad de factores”, dijo a The Washington Post un funcionario de EE. UU. “El tiempo aún se está elaborando, y no se ha tomado ninguna decisión en este momento sobre cuándo vamos a implementarlo”.

Bajo Donald Trump, los Estados Unidos han respaldado a Israel en varios puntos controvertidos. Washington reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, trasladó la embajada local de los EE.UU. a la ciudad en disputa y aprobó la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán ocupados, que la ONU reconoce como parte restante de Siria.

Estos movimientos han provocado la condena de los palestinos y han generado especulaciones de que el plan estaría sesgado hacia Israel. Mahmud Abbas ha denunciado el paquete de paz como la “bofetada del siglo” y ha prometido rechazarlo.

Mientras tanto, tres docenas de ex líderes de la UE y altos diplomáticos han pedido al bloque que se apegue a una solución de dos estados para el conflicto.

“Desafortunadamente, la actual administración de los EE.UU. se ha apartado de la antigua política y se ha distanciado de las normas legales internacionales establecidas. Hasta el momento solo ha reconocido los reclamos de una parte sobre Jerusalén y ha demostrado una indiferencia perturbadora ante la expansión de los asentamientos israelíes”, escribieron en una carta conjunta a los ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

“Creemos que Europa debe reafirmar formalmente los parámetros acordados internacionalmente para una solución de dos estados. Hacer esto antes del plan de EE.UU. establece los criterios de la UE para respaldar los esfuerzos estadounidenses y facilita una respuesta europea coherente y unificada una vez que se publique el plan”.

El año pasado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también instó a los israelíes y palestinos a apoyar el plan de solución de dos estados, que establecería a Jerusalén como la capital de ambos países soberanos.