Líderes de las dos Coreas en histórica cumbre en Panmunjom

El encuentro fue convocado a inicios de año de manera inesperada y unilateralmente por la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Panmunjom

La atención mediática internacional giró en dirección a la península Coreana, donde los líderes del Norte, Kim Jong-un, y del Sur, Moon Jae-in, sostienen este 27 de abril una histórica cumbre en la Zona Desmilitarizada de Panmunjom.

El encuentro fue convocado a inicios de año de manera inesperada y unilateralmente por la República Popular Democrática de Corea (RPDC), que da continuidad a la ofensiva de paz que impulsa Jong-un, el primer dirigente de su país que se desplaza al territorio surcoreano para entrevistarse con su par en ese país.

Kim Jong-un cruzó la marca que separa a las dos Coreas desde 1953 a las 9:30 hora local. Desde hace 65 años ningún dignatario norcoreano traspasaba el paralelo 38.

El presidente del Partido del Trabajo de Corea fue recibido por una guardia de honor en las inmediaciones de la Casa de La Paz.

Los apretones de mano entre los dos mandatarios, la imagen inédita del norcoreano pasando revista a las tropas surcoreanas que le rindieron honores y su paseo por la alfombra roja ya es parte de la historia común de estas dos naciones divididas por la Guerra Fría.

Luego de la breve ceremonia de bienvenida, Kim y Moon avanzaron a pie varias decenas de metros y en medio de severas medidas de seguridad arribaron a la Casa de la Paz, el mismo sitio donde se firmó el armisticio a las 10 de la mañana del 27 de julio de 1953.

Entonces Moon recogió el olivo tras entender que en un conflicto militar como el que se visualizaba en diciembre de 2017, con peligro de empleo de armas no convencionales de exterminio masivo, el sur saldría tan perjudicado como el norte o más.

Por ese motivo, entre otros, Kim y Moon en su conversación buscarán superar la cota de la declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península coreana, texto que data de inicios del presente siglo.

Asimismo, conversarán de un anhelo coreano, la reunificación, a pesar de que los dos conocen muy bien de que en la ruta hacia ella está poner fin a la guerra (1950-1953) que técnicamente existe entre ambas partes.

Otro tema de las pláticas será la reducción de las tensiones militares en la península.

También la ampliación de la cooperación, que puede beneficiar tanto al norte como al sur, así como temas humanitarios, pues familias de los dos países fueron divididas por la guerra hace 14 lustros.

Este es la tercera entrevista que mantienen los líderes de las dos coreas tras las citas del año 2000 y 2007, y la actual sirve de preparación para la que mantendrán Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, próximamente.

Trump indicó en una entrevista este jueves que su administración está estudiando “tres o cuatro fechas” y “cinco localidades” para esa hipotética reunión, pero dejó claro que el evento -previsto para mayo o junio- sigue sin concretarse.