La crisis entre Bagdad y Erbil continuará hasta después de las elecciones iraquíes

El ambiente de elecciones iraquíes impusieron reordenar las prioridades de los asuntos internos del país de manera temporal.

La región de Kurdistán está en crisis para las venideras elecciones.

La crisis entre Bagdad y Erbil ha sido una de los asuntos postergados para después de las elecciones iraquíes.

La región de Kurdistán está en crisis para las venideras elecciones. Podría, incluso, perder el público después de varios errores cometidos.

Relaciones entre Bagdad y Erbil

El diálogo es la única salida a la crisis que surgió tras el referéndum sobre la independencia del Kurdistán iraquí, declaró el embajador de Irak a la prensa en un encuentro en Moscú el pasado mes de febrero.

"Nosotros como Gobierno insistimos en que la Constitución se debe respetar, el referéndum fue inconstitucional… La única solución a esta crisis sería el diálogo entre Bagdad y Erbil", dijo el diplomático.

Agregó que la "única solución consiste en que el Kurdistán siga siendo la parte más importante de un Irak íntegro".

Erbil es la capital de la Región Autónoma Kurda (Kurdistán iraquí) y sede del gobierno regional kurdo.

La región autónoma del Kurdistán iraquí, en la República de Irak, celebró el pasado 25 de septiembre un referéndum en el que un 93 por ciento, según datos oficiales kurdos, votó por separarse de Irak y proclamar la independencia.

Bagdad calificó de ilegal la consulta popular y aprobó una serie de sanciones contra la autonomía kurda.

El referéndum kurdo también provocó el rechazo de potencias regionales, como Turquía e Irán, y críticas por parte de Alemania, EE.UU., Reino Unido y la ONU.