Yemenitas entierran a los mártires de la masacre saudita en Hajjah

Los ataques aéreos arrasaron cinco casas residenciales, matando a 10 mujeres y 12 niños e hiriendo a otras 30 personas, casi la mitad de las cuales eran menores de 18 años.

Masacre saudita en Hajjah.

Cientos de dolientes participaron en el funeral de 17 mujeres y niños asesinados en un ataque aéreo saudita en la provincia de Hajjah, en el noroeste de Yemen, a principios de esta semana.

Los ataúdes de madera, pintados de verde, fueron llevados a la Gran Mezquita de la ciudad para orar en la  Saná, capital del país.

Los participantes corearon consignas que denunciaban la agresión y la colusión entre Estados Unidos e Israel con los invasores sauditas.

Según el reporte de prensa, los ataques aéreos arrasaron cinco casas residenciales el domingo, matando a 10 mujeres y 12 niños e hiriendo a otras 30 personas, casi la mitad de las cuales eran menores de 18 años.

Fuentes locales afirmaron que 11 víctimas del ataque eran de la misma familia.

Los aviones de combate sauditas también atacaron ambulancias, impidiendo así que los equipos de rescate accedieran al área.

El miércoles, un mitin masivo de mujeres también tuvo lugar en la capital para denunciar ese ataque.

Deterioro de la situación humanitaria

También el Fondo de Emergencia Internacional para los Niños de las Naciones Unidas (Unicef) emitió un comunicado condenando el ataque.

La organización subrayó el deterioro de la situación humanitaria en la provincia de Hajjah. “La violencia ha deteriorado aún más el sistema de salud y los servicios de saneamiento en la zona, lo que aumenta el riesgo de propagación del cólera. Desde enero, ya se han informado 6 mil 322 casos sospechosos “, acotó el texto.

El Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) también dijo que más de 203 mil personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares a medida que continúan los combates en Hajjah, casi duplicando el número total de personas desplazadas en la provincia a 420 mil.

En consecuencia, el régimen saudita lanzó una campaña para capturar la ciudad portuaria de línea de salvamento occidental de Yemen, Hodeidah, en junio de 2018, pero fracasó después de enfrentar una fuerte resistencia de las fuerzas populares.

A pesar de un acuerdo de tregua para poner fin a los principales combates en la ciudad, este ha sido constantemente incumplido por los efectivos de la coalición.

Hasta ahora, la guerra ha cobrado un alto precio en la infraestructura de Yemen, destruyendo hospitales, escuelas y fábricas.