Arabia Saudita molesto con Senado de EE.UU. por culpar al príncipe heredero del asesinato de Jamal Khashoggi

Arabia Saudita calificó hoy de "injerencia" la reciente decisión del Senado de Estados Unidos que pide al presidente Donald Trump que deje de apoyar militarmente a Riad en el conflicto de Yemen tras la polémica generada por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi.

Príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman.

El Gobierno saudí “rechazó categóricamente” la iniciativa de los senadores estadounidenses, formulada el pasado jueves, y la consideró una “injerencia flagrante” en sus asuntos internos, aunque moderó el tono de su crítica al subrayar al mismo tiempo los lazos de amistad que unen a Washington y Riad, reportó la agencia española EFE.

La respuesta del Gobierno saudí fue reforzada por pronunciamientos similares del Consejo de la Shura, un órgano consultivo de la corona, y por el Parlamento de la Liga Árabe, con sede en El Cairo.

Desde que se desató la crisis diplomática por el asesinato de Khashoggi, las autoridades de Riad han advertido de que la “línea roja” que no permitirán sobrepasar es la implicación de la corona en el crimen.

“El reino rechaza categóricamente cualquier injerencia en sus asuntos internos, cualquiera y todas las acusaciones, de cualquier manera, que falten el respeto a sus líderes, el guardián de los dos lugares santos (el rey) y el príncipe heredero, y cualquier intento de socavar su soberanía o disminuir su estatura”, afirmó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

El Gobierno saudita consideró que los senadores se basaron en “afirmaciones y alegatos sin fundamento” para adoptar su decisión, aprobada por unanimidad el pasado jueves, y en la que se responsabiliza al príncipe Mohamed del asesinato del periodista.

La resolución fue promovida por un grupo de senadores descontentos con la blanda respuesta del presidente del país, Donald Trump, frente a Riad por el caso Khashoggi.

Trump ha definido a Arabia Saudita como un gran aliado en la región y se ha opuesto a que el asesinato del periodista modifique las relaciones entre ambos países, socios estratégicos y económicos.

La iniciativa de los senadores estadounidenses, si es refrendada por la Cámara de Representantes, dará un plazo de 30 días a Trump para retirar las tropas de su país desplegadas en el Yemen para dar apoyo a la coalición militar liderada por Arabia Saudí desde 2015.

En relación al asesinato de Khashoggi, el Gobierno saudita reiteró que lo considera como un “crimen deplorable que no refleja la política del reino ni sus instituciones”.

La Fiscalía saudita acusó formalmente a 11 personas por el asesinato, pero también ha descartado por completo cualquier participación del príncipe Mohamed.