Expresa Nicaragua su solidaridad con los países afectados por el huracán Florence

El Gobierno de Nicaragua expresó su solidaridad con los países afectados por el huracán Florence, la tormenta tropical Isaac y el tifón Mangkhut, que se desarrollan en los océanos Atlántico y Pacífico.

El amenazante huracán 'Florence'.

La vicepresidenta Rosario Murillo, hizo referencia a los 10 millones de personas que se encuentran en alerta en Estados Unidos por la llegada del meteoro Florence, de categoría dos de un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson:

"Somos un pueblo sensible, amoroso, generoso, en solidaridad con las familias que están sufriendo los embates de esos fenómenos que tienen que ver con el cambio climático".

"Nuestras oraciones y nuestros corazones con cada una de esas familias", subrayó Murillo al lamentar el estado de emergencia declarado en Carolina del Norte y Sur, Virginia, Maryland, Georgia y el Distrito de Columbia, sede de Washington, la capital.

La vicemandataria también envió cariños y solidaridad a los pueblos y gobiernos de Martinica, Dominica, Guadalupe, Cuba, Barbuda, Montserrat, San Eustaquio y San Martín, que se mantienen en alerta por la tormenta tropical Isaac, en el mar Caribe.

Se espera que dicho evento pase cerca de los Cayos Miskitos el lunes, con un incremento de vientos y oleaje en la costa caribe norte, detalló, al recordar que las autoridades del país se mantienen vigilantes.

Por otra parte, Murillo mencionó el potente tifón Mangkhut, que se acerca al norte de Filipinas, donde las autoridades ordenaron la evacuación de pobladores.

"Es equivalente a un huracán categoría cinco que amenaza Hong Kong, Macao y Filipinas, quienes se preparan para el fenómeno más poderoso jamás registrado; se espera incluso que se fortalezca en las próximas 48 horas y luego se debilite a categoría cuatro", explicó.

De igual manera Murillo se solidarizó con los 10 millones de filipinos que, según dijo, viven en las regiones en peligro, pues recordó que el tifón tocará tierra con ráfagas superiores a 250 kilómetros por hora y provocará olas de más de siete metros.