ONU: Continuidad de violencia en Gaza traerá consecuencias devastadoras

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) alertó que el combustible destinado a instalaciones de salud, agua y saneamiento en Gaza está al borde de agotarse completamente, lo cual crea un enorme riesgo para la población palestina.

El combustible destinado a instalaciones de salud, agua y saneamiento en Gaza está al borde de agotarse completamente.

La situación en Gaza continúa disparando alarmas. La mantención de la violencia y las restricciones de Israel pueden deteriorar rápidamente las condiciones con devastadoras consecuencias para todas las personas allí, advirtió el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en el Medio Oriente, Nickolay Mladenov, quien considera que los esfuerzos colectivos de la comunidad internacional contribuyeron a evitar una peor situación humanitaria.

Mladenov expresó el compromiso de la ONU de seguir trabajando duro para abordar los problemas humanitarios en la Franja de Gaza y para apoyar los esfuerzos de reconciliación dirigidos por Egipto.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) alertó que el combustible destinado a instalaciones de salud, agua y saneamiento en Gaza está al borde de agotarse completamente, lo cual crea un enorme riesgo para la población palestina.

OCHA señaló que todos esos centros dependen del combustible de emergencia para alimentar los generadores de respaldo que ayudan a paliar la crisis energética, generada en gran medida por el bloqueo de Israel.

Esto deja a esa población palestina con apenas unas cuatro horas de electricidad por día y dificulta la entrega de servicios básicos, indicó la OCHA.

Los socios humanitarios de la ONU estiman que al menos 60 mil litros de combustible de emergencia deben entregarse rápidamente a 47 instalaciones sanitarias, de distribución de agua y de salud para garantizar la provisión mínima de servicios en los próximos cuatro días.

De acuerdo con la OCHA, tal escasez se debe a las restricciones israelíes sobre las importaciones de combustible a la Franja de Gaza: prohibiciones que aumentaron la semana pasada bajo el pretexto de reaccionar a cometas incendiarias en la valla fronteriza.

Después de la decisión unilateral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de nombrar a Jerusalén como capital de Israel y trasladar a esa ciudad su embajada, las tensiones en el área aumentaron, al igual que los enfrentamientos.

También Tel Aviv arreció la brutalidad contra la población palestina desde el comienzo de las protestas en Gaza contra el deterioro de las condiciones de vida, el pasado el 30 de marzo, lo cual ha dejado un elevado número de muertos y heridos.