"Cada generación palestina es más resistente que la anterior y crea nuevas formas de lucha ante la ocupación"

Issa Qaraqe, ministro palestino para Asuntos de Prisioneros y Liberados, y Qaddura Fares, titular de la Asociación de Prisioneros Palestinos, dialogaron en Buenos Aires con Resumen Latinoamericano sobre la situación de las presas y las presos palestinos en las cárceles israelíes.

para los Asuntos de los Prisioneros Políticos. Foto: Resumen Latinoamericano

Qaraqe, -quien fuera detenido por primera vez en 1981, luego en 1982 y en 1986 se le aplicó la figura de “detención administrativa”, por lo cual un palestino puede ser encarcelado sin pruebas reales- expresó que el Estado sionista mantiene entre rejas a 7 mil palestinas y palestinos, 200 de ellos menores de edad, violando así las más básicas leyes internacionales. A ello se suma que la ocupación israelí del territorio palestino -desde 1948- le ha costado la vida a miles de pobladores y generado una situación de represión permanente.

Recordó que hay tres prisioneros políticos que llevan más de 60 días de huelga de hambre protestando por su detención administrativa, sin ningún cargo en su contra. También hay otro compañero del Frente Popular por la Liberación de Palestina (FLPL) que mantuvo su huelga de hambre por 71 días, hasta llegar a un acuerdo para poner fin a su arresto.

Enfatizó que nunca hay que perder de vista la escencia del problema, que es que están bajo ocupación israelí y sometidos en cualquier momento y a cualquier tipo de vejaciones y violaciones.

Las detenciones contra los palestinos -dijo- son indiscriminadas, porque entre los prisioneros hay diputados, políticos, enfermeros, médicos, profesores. No hay ningún segmento de la población palestina que se salve de las detenciones de Israel. Cualquiera que pueda pensar en cualquier tipo de resistencia en contra de la ocupación, como en Argentina puede ser un movimiento social, estaría en prisión. 

Afirmó que las familias sufren las consecuencias más que el propio prisionero. Muchos de los padres y madres de los prisioneros han perdido la vida mientras esperaban la liberación de sus hijos. Es importante que sepan que hay algunos prisioneros que ya tienen 35 años en la cárcel. Inclusive, cuando un familiar tiene la dicha y la posibilidad de visitar a su pariente detenido, se tiene que enfrentar a una cadena de sufrimientos interminables. Tienen que pasar por un montón de trámites, de puestos de control militar israelíes, sufrir revisiones en el cuerpo y luego ser maltratados cuando llega a ver a su familiar, agregó.

En el caso de Fares, su estadía en una cárcel de seguridad israelí fue de 14 años, entre 1980 y 1994.

A su juicio, Naciones Unidas puede detener esto, pero Estados Unidos maneja la ONU a su antojo. Con respecto al tema palestino, Naciones Unidas actúan de acuerdo a la agenda de Estados Unidos e Israel. Por eso siempre criticamos a la ONU porque no cumple con su rol y su papel. Esto incentiva a Israel para continuar con sus crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Precisó que hoy Israel lo gobierna un conjunto de bandas de extrema derecha fundamentalistas. Algunas personas ya empiezan a nombrar a Netanyahu como un dictador. Esto puede signifcar el desencadenamiento de nuevos conflictos y sufrimientos. Si Naciones Unidas fuera efectiva ya hubiera tomado las medidas correspondientes para que no llegáramos a este nuevo nivel de tensión, que puede estallar en cualquier momento. 

Afirmó que el hecho de que gobierne Netanyahu y la extrema derecha no quiere decir que vamos a arrodillarnos o capitular, sino que significa que debemos redoblar nuestra lucha para reivindicar nuestros derechos.

Qaraqe signficó lo avanzadas de las posiciones del conjunto de países latinoamericanos con respecto a la causa palestina; una posición mucho más avanzada que en otras regiones. En América Latina también fueron pioneros en el reconocimiento del Estado de Palestina y esto ha sido de gran importancia para el pueblo palestino. 

Casi siempre, América Latina ha sido independiente en su actuación política frente a las presiones y la dependencia norteamericana, añadió.

Recordó que Yasser Arafat decía que somos el pueblo de los poderosos. "Somos un pueblo que ama la libertad y estamos dispuestos a hacer lo posible para consegurila. Rechazamos la esclavitud, la humillación y la capitulación. Cada generación del pueblo palestino es más resistente que la anterior y crea nueva formas de lucha ante la ocupación". 

Dijo que el pañuelo que usaba Arafat se ha convertido en un símbolo de lucha no solo para el pueblo palestino, y representa la lucha de cada integrante del pueblo. Mucha sangre palestina se ha derramado debido a esta ocupación y hemos sufrido mucho, por lo tanto en cada casa de cada palestino hay algo está presente y nos recuerda la ocupación.

Ojalá las posiciones políticas latinoamericanas no varíen con respecto a Palestina. Confiamos en la opinión pública, en la solidaridad de los pueblos, de los movimientos sociales, de los partidos políticos y de los gobiernos en mantener esta posición avanzada y que no haya un retroceso con respecto a la lucha del pueblo palestino, concluyó.