Insistencia israelí en cambiar características, nombres y señales de 667 sitios arqueológicos del patrimonio palestino

Un estudio reciente muestra que los 667 sitios del patrimonio y reliquias de Jerusalén fueron cambiados de denominaciones árabes auténticas a mano de la ocupación israelí, y el ex presidente de la Asociación del Día de Jerusalén Subhi Ghosheh dice que Israel está tratando de establecer su presencia en la ciudad de Jerusalén desde antes de 3.000 años falsificando la historia a través de libros.

Insistencia israelí en cambiar características, nombres y señales de 667 sitios arqueológicos del patrimonio palestino

El estudio revela la destrucción sistemática de todos los sitios del patrimonio cristiano e islámico en la Jerusalén ocupada.

 

Un estudio reciente mostró que la ocupación cambió las denominaciones auténticas árabes de los 667 sitios arqueológicos del patrimonio de Jerusalén, lo que fue considerado, según los expertos, como la  judaización de la ciudad y obliterar su verdadera identidad histórica y religiosa.

 

El estudio, titulado "Documentación sostenible de los nombres de sitios arqueológicos árabes en Jerusalén ocupada y publicado en la Revista Europea de Turismo", primer estudio cualitativo sobre la investigación académica en el Oriente árabe e islámico, regional e internacional, de acuerdo con el decano de la Facultad de Turismo de la Universidad de Jordania, Aqaba Dr. Ibrahim Bazazo.

 

El Dr. Al Bazazo, quien presidió los trabajos del estudio de un equipo durante tres años, dijo que la investigación es el mayor logro de Jordania, y se han documentado de manera sostenida los sitios patrimoniales y arqueológicos así como los nombres de las calles y cada lugar prominente y de referencia, con sus denominaciones geográficas y árabes en Jerusalén ocupada y que fueron pasando de una generación en generación.

 

El doctor mencionó que en la documentación se incluyen informaciones de la base de datos de los nombres originales, que datan de los antiguos períodos de tiempo en el siglo XVIII y XIX, así como hace referencia a los libros sagrados, e históricos así como a los atlas geográficos para identificar los sitios con sus nombres árabes auténticos.

 

El estudio reveló además la destrucción sistemática de todos los sitios del patrimonio cristiano e islámico en la Jerusalén ocupada, como lo muestran las imágenes satelitales tomadas de la ciudad a través de una secuencia cronológica.

 

El estudio recomendó la difusión de estos resultados en varios idiomas, para que el mundo conozca la política de judaización que se aplica cambiándolas señales y referencias en la Jerusalén ocupada sobre el terreno, así como preparar datos digitales para todos los sitios en las regiones de Cisjordania, tales como  Belén y Hebrón con el fin de protegerlos, y la necesidad de dirigirse a las instituciones internacionales relacionadas con el patrimonio tales como la UNESCO y el Consejo Mundial de Turismo y Antigüedades y todo lo que emana de las Naciones Unidas para defender la Jerusalén ocupada con todo lo que contiene  de sitios arqueológicos y patrimoniales.

 

En este marco, el abogado internacional experto en Derecho Anis Qassem dijo que el cambio de los nombres de sitios del patrimonio y en la ciudad arqueológica de Jerusalén por las autoridades de ocupación es un tipo de fraude, y por consiguiente es responsabilidad penal de los que cometen el hecho: "los israelíes", haciendo hincapié en que cualquier manipulación de las antigüedades históricas o carácter histórico Puede constituir un crimen de guerra que equivalga a distorsión y daño a monumentos de naturaleza histórica o religiosa.

 

La protección arqueológica a una propiedad cultural internacionalmente está protegida de conformidad con la Convención de La Haya de 1907, pero desafortunadamente no había mucha literatura sobre el tema.

 

El ex presidente de la Asociación del Día de Jerusalén Subhi Ghosheh dijo que "Israel" está tratando de establecer que su presencia en la ciudad de Jerusalén data desde antes de tres mil años atrás, y que la falsificación de la historia a través de libros algunos que se hacen por tal motivo, demuestran que lo que dice la Torá y la historia han demostrado que lo que se dice en la Biblia del viejo testamento son ;puros cuentos y mitos que no tienen ningún fundamento histórico, tampoco se puede considerarse como una referencia histórica confiable a los reclamos sionistas en Jerusalén.

 

Ghosheh hizo referencia al libro "Tesoros de Jerusalén" de Raef Najm, y en el que el escritor hace seguimiento de históricos lugares cristianos y musulmanes en la ciudad ocupada de Jerusalén, y  que se refiere a la existencia de 60 sitios cristianos históricos y 219 sitios islámicos históricos, señalando que las excavaciones llevadas a cabo en la mezquita de al-Aqsa no revelaron ningún rastro del Templo que los judíos refieren.