May y Bin Salman emiten declaración conjunta contra Irán y Hizbulah

El príncipe heredero saudita, Mohamad bin Salman, y la primera ministra británica, Theresa May, coincidieron en la importancia de desarmar a Hizbulah y hacer frente al presunto papel desestabilizador que desempeña en la región.

La primera ministra británica, Theresa May, y el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman.

La declaración conjunta Londres-Riad emitida este sábado llama a fortalecer la cooperación estratégica en asuntos de interés común como desarmar a Hizbulah y debilitar la influencia de Irán en el Medio Oriente.

Según dicha declaración, El príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, y la primera ministra británica, Theresa May, coincidieron en la importancia de desarmar a Hizbulah y hacer frente al presunto papel desestabilizador que desempeña en la región.

También acordó apoyar a Beirut para extender el control sobre su territorio, donde Hizbulah se perfila entre las fuerzas políticas de El Líbano, algo que evidentemente ni Londres ni Riad desean, pues la Resistencia libanesa ha contribuido mucho en la victoria de Irak y Siria ante los terroristas.

Reino Unido y Arabia Saudita señalaron que Teherán debe respetar el principio de buena vecindad y no interferir en los asuntos internos de otros países.

Irán, por su parte, rechaza las acusaciones de injerencia lanzadas en su contra por Riad y sus aliados, y asegura que su papel en la región y su poder militar benefician a las naciones de la zona.

Londres y Riad enfatizaron que Irán debe adoptar “medidas prácticas” para crear confianza y solucionar las diferencias con sus vecinos por “medios pacíficos”.

Estas observaciones, indican analistas, poco tienen que ver con Irán, país que, de hecho, no ha atacado a ninguno de sus vecinos, pero resultan irónicas en el caso de Riad, ya que los Al Saud llevan más de tres años atacando a Yemen, el país más pobre de la región.

Riad y Londres también acordaron fortalecer la cooperación en diferentes campos como la educación, la ciencia, la tecnología y el sector financiero.

Como parte de un pacto multimillonario, Arabia Saudita firmó un acuerdo preliminar para comprar al Reino Unido 48 cazas Typhoon, y mantener un arsenal que actualmente usa contra la oprimida nación yemenia.