Defensa rusa: Ataque a Siria incluyó instalaciones militares

Según el Ministerio de Defensa ruso, los objetivos del ataque de EE.UU., Reino Unido y Francia a Siria incluyeron instalaciones militares.

El reporte de RT señala que Konáshenkov puso en duda las declaraciones de EE.UU. y sus aliados que afirman que todos los ataques con misiles a Siria fueron dirigidos a tres únicos objetivos.

Los objetivos reales de los bombardeos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia a Siria no fueron solo los supuestos centros de producción de armas químicas en Barza y Jaramani, sino también varias instalaciones militares, incluidas bases aéreas, anunció el portavoz oficial del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konáshenkov.

El reporte de RT señala que Konáshenkov puso en duda las declaraciones de EE.UU. y sus aliados que afirman que todos los ataques con misiles a Siria fueron dirigidos a tres únicos objetivos.

"De acuerdo con las declaraciones oficiales de los organismos de defensa de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, todos los bombardeos del 14 de abril fueron planeados supuestamente contra tres objetivos sirios. Es decir, treinta o más misiles de crucero y misiles aire-tierra para cada objetivo", detalló el portavoz, y enfatizó que "tales las declaraciones causan un gran escepticismo".

Por otro lado, Konstantín Kosachev, presidente del Comité de Exteriores del Consejo de la Federación de Rusia, señaló que la posición de Moscú se endurecerá si Washington cruza las 'líneas rojas' en Siria, y EE.UU. es consciente de las mismas.

"Existe una clara comprensión de lo que está sucediendo en Siria y dónde están esas 'líneas rojas', que al cruzarlas se endurecerá la reacción rusa", aseveró Kosachev tras una reunión del Comité sobre la situación en el país árabe.

El senador ruso confirmó que EE.UU. sabe de esas 'líneas rojas'.

Agregó que el problema sirio complica las relaciones entre Moscú y Washington en muchos aspectos. La parte rusa tiene, según el senador, "un muy profundo dominio de la situación" y una "clara estrategia para avanzar en las relaciones ruso-estadounidenses". Sin embargo, para que esto suceda "se requiere buena voluntad por parte de EE.UU.". "Ahora no hay ni señal de eso", destacó Kosachev.