The Guardian: Guerra en Yemen revela responsabilidad y complicidad del Reino Unido

Un artículo publicado en el periódico británico The Guardian expresa que el Reino Unido es responsable de los horrores de la guerra en Yemen, "donde sus excusas para justificar el conflicto están disminuyendo". Agregó que la guerra contra Yemen se realiza con armas británicas, estadounidenses y francesas, entrenamiento militar y asesoramiento, y así como el patrocinio diplomático de Occidente.

Para The Guardian el ataque de la coalición saudita a Hodeidah es un intento de frustrar el plan de paz de la ONU.

El periódico británico The Guardian dijo que el Reino Unido es responsable de los horrores de la guerra en Yemen, ya que sus excusas para justificar el conflicto se desvanecen.

El artículo señaló que en la guerra yemenita están presentes las armas británicas, estadounidenses y francesas. También oficiales británicos y estadounidenses participan en el entrenamiento. Además, hay tropas especiales francesas sobre el terreno en Yemen. "Todo tiene está bajo el patrocinio diplomático de Ocidente", añadió.

Para The Guardian el ataque a Hodeidah es un intento de frustrar el plan de paz del enviado de la ONU, Martin Griffith, quien previamente había advertido que esa operación militar podría sacar la paz de la mesa con un solo golpe, pero "incluso si Griffith lograba gestionar un acuerdo entre las partes, las oportunidades para cumplirlo serían débiles, en relación con el registro del trabajo de ambas partes", señala.

El periódico también reveló que "la campaña está impulsada en gran medida por dos fuerzas, la primera es para competir con Irán y otros intereses estratégicos; la segunda es el prestigio de sus líderes, especialmente Mohammed bin Salman".

The Guardian también dijo que "Riad y Abu Dhabi pueden ser las mismas mentes en su odio a Teherán, pero un terreno cada vez más concurrido y complejo los expone a sus diferentes intereses".

Hace unos meses, las fuerzas respaldadas por los Emiratos Árabes Unidos combatían y mataban a las fuerzas respaldadas por los sauditas en Adén. "Pero, ¿algún funcionario saudita y emiratí se atrevería a decir a sus superiores que Teherán los está lanzando a una guerra costosa, aparentemente interminable, a un costo relativamente bajo para sí mismo?".

"Así es como el sufrimiento continúa escalando y desestabilizando esta región inestable, provocando el ridículo y la ira hacia Occidente, y su discurso sobre los derechos humanos y el derecho internacional. Si la complicidad parece negada, los acontecimientos de los últimos días han sido revelados", concluye.