Expertos cubanos reiteran en EE.UU. afirmación sobre falta de evidencias en presuntos incidentes de salud

Un grupo multidisciplinario de nueve científicos y médicos cubanos lamentó en Washington D.C. la falta de acceso a datos sobre los incidentes de salud reportados por diplomáticos estadounidenses en la isla caribeña.

Grupo de expertos cubanos en Estados Unidos

La ciencia no se basa en especulaciones, sino en datos, hemos recibido muy pocos, expresó Mitchell Valdés-Sosa, director general del Centro de Neurociencias de Cuba, durante una conferencia de prensa celebrada en la embajada del país antillano en la capital de Estados Unidos.

Reportó la agencia Prensa Latina que de acuerdo con el experto, la única información con la que han contado sobre los síntomas declarados por funcionarios de ese país son las publicaciones realizadas por un equipo de galenos de la Universidad de Pensilvania, especialmente un artículo que apareció en la Revista de la Asociación Médica Americana (JAMA).

Nada en los datos de ese informe sustenta la idea de que hubo daño cerebral en un amplio grupo de diplomáticos, las pruebas neuropsicológicas fueron evaluadas con una definición muy amplia de qué cosa es anormal, explicó el especialista.

Valdés-Sosa recordó que el estudio de JAMA fue criticado por científicos alrededor del mundo, incluyendo en Estados Unidos, y remarcó que los muchos defectos de esa investigación hacen imposible concluir que hubo daño cerebral. “No hay evidencia para eso”.

De acuerdo con el especialista, no tienen dudas de que hubo diplomáticos que estuvieron enfermos, pero muchos de los síntomas expuestos por ellos son provocados por diferentes desórdenes.

No podemos tener conclusiones sólidas por falta de datos, agregó el experto, y en referencia a las diversas teorías aparecidas en los medios, las cuales han atribuido los problemas de salud a armas de tipo sónicas o de microondas, sostuvo que antes de caer en esas especulaciones, es necesario saber qué les pasó a los diplomáticos.

Por su parte, Johana Tablada, subdirectora de Estados Unidos de la Cancillería de la isla, consideró positivo que los científicos cubanos vinieran por invitación del Departamento de Estado para discutir los síntomas de salud y sostuvieran hoy un encuentro con especialistas norteamericanos en esa agencia federal.

Se fija en noviembre de 2016 como el reporte del primer caso. Científicos de varias partes del mundo han afirmado que es imposible la existencia de estos “ataques”.