Las hostilidades en Medio Oriente amenazan con desembocar un conflicto global

Las hostilidades en Medio Oriente pueden desembocar en un conflicto global, advirtieron de manera conjunta el patriarca de toda Rusia Kiril y el papa Francisco.

El papa Francisco y el patriarca Kiril.

La Iglesia ortodoxa rusa hizo pública una declaración conjunta acordada por el patriarca de toda Rusia Kiril y el papa Francisco durante una conversación telefónica que ambos líderes religiosos mantuvieron el pasado 14 de abril.

En ella, los líderes religiosos abordaron la situación en Medio Oriente e instaron al Consejo de Seguridad de la ONU y a los líderes mundiales a superar las discrepancias y "trabajar juntos para lograr la paz en todo el mundo".

"Las continuas hostilidades en Medio Oriente, que en los últimos años han traído enormes sufrimientos, cobrándose la vida de miles de personas y obligando a millones a huir para salvarse, ahora amenazan con desembocar en un conflicto global", reza la declaración.

"Nuestro mundo se ha acercado a una línea peligrosa, la del fracaso real en las relaciones internacionales y la cooperación" y que las consecuencias de una guerra mundial, en caso de desatarse, pueden ser tan catastróficas que "los horrores de las guerras mundiales del siglo pasado no se podrían ni comparar con ellas", señalaron.

El texto de la declaración fue apoyado también por el patriarca de Alejandría y de toda África, Teodoro II; el patriarca de Antioquía y todo Oriente, Juan X Yazigi; el patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Jerusalén y toda Palestina, Teófilo III; el patriarca de Alejandría y patriarca de África sobre la Santa Sede apostólica de San Marcos, Teodoro II; y por el patriarca de la Iglesia ortodoxa siria de Antioquía y de todo Oriente, Ignacio Aphrem II.

"Juntos instamos a los líderes mundiales a no permitir una posterior escalada de tensión, a evitar la confrontación y a tomar el camino del diálogo", reza la declaración conjunta.