Defensa rusa: S-300 será entregado a Siria en las próximas dos semanas

Rusia proporcionará a Siria un sistema de misiles antiaéreos S-300 en las próximas dos semanas, avanzó el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

Defensa rusa: S-300 será entregado a Siria en las próximas dos semanas

El ministro atribuyó esta decisión al reciente derribo del avión de reconocimiento ruso Ilyushin Il-20 cerca de la costa siria, del que culpó a los pilotos de cuatro F-16 israelíes que estaban operando en la zona el 17 de septiembre.

"Perfectamente conscientes de la situación aérea, las tripulaciones israelíes utilizaron como escudo el avión ruso, lo que derivó en su derribo y en la muerte de 15 militares", recordó.

El ministro agregó que el incidente "obliga a tomar medidas pertinentes para incrementar la seguridad de los efectivos rusos que están luchando contra el terrorismo internacional en Siria".

"Dentro del plazo de dos semanas, entregaremos al Ejército de Siria un moderno sistema de misiles antiaéreos S-300 que es capaz de destruir varios blancos a la vez a una distancia de más de 250 kilómetros", anunció Shoigú.


El ministro indicó que Rusia había suspendido el suministro del S-300 a Siria a petición de Israel en 2013, cuando ya estaba listo para el envío y a pesar de que los militares sirios ya se habían entrenado para manejarlo.

"Ahora la situación ha cambiado, y no es culpa nuestra", subrayó.

Shoigú destacó que los centros de mando de defensa antiaérea siria recibirán equipos de control automatizados que en estos momentos solo tiene Rusia.

"Los centros de mando de las unidades sirias y centros de defensa antiaérea estarán equipados con sistemas de control automatizados que se suministran únicamente a las Fuerzas Armadas de Rusia", dijo.


Según el ministro, estos equipos permitirán identificar a las aeronaves rusas, garantizar el control centralizado de todas las fuerzas y medios de defensa antiaérea de Siria, así como supervisar la situación aérea.

Además, en las zonas del Mediterráneo adyacentes a Siria se realizará la supresión radioelectrónica de la navegación satelital, de los radares y sistemas de comunicaciones de aviación militar que ataca blancos en el territorio sirio.

"Estamos convencidos de que la implementación de estas medidas enfriará las cabezas y disuadirá de emprender acciones irrazonables que amenazan a nuestros militares, de lo contrario tendremos que responder de acuerdo con la situación", concluyó.


El Ministerio de Defensa de Rusia informó que el 17 de septiembre sobre las 20.00 GMT se perdió la comunicación con un avión Il-20 ruso que regresaba a la base aérea Hmeymim y se encontraba a unos 35 kilómetros de la costa del Mediterráneo.

Según el departamento castrense, en esos momentos cuatro cazas israelíes F-16 estaban atacando instalaciones en Latakia y usaron al Il-20 como escudo, exponiéndolo al fuego del sistema sirio de defensa antiaérea.

El Il-20 fue derribado por un cohete del sistema S-200, lo que provocó la muerte de 15 efectivos rusos.


El Ministerio de Defensa ruso calificó las acciones de Israel de intencionadas y hostiles y declaró que se reserva el derecho a responder adecuadamente.

Por su parte, el Ejército de Israel lamentó el derribo del Il-20 ruso en Siria y subrayó que la responsabilidad del derribo del avión ruso recae en Damasco, Teherán y el movimiento chií libanés Hizbulá.


El portavoz del ente, Ígor Konashénkov, precisó que los israelíes habían indicado un lugar incorrecto de su inminente bombardeo en Siria, realizaron una maniobra de aproximación que la defensa antiaérea del país árabe habría confundido con un nuevo ataque y, además, tardaron en retirarse del espacio aéreo, retrasando así la operación de búsqueda y rescate después de que el Il-20 fuera alcanzado por un misil tierra-aire.

Por su parte, la Fuerza de Defensa de Israel reiteró el 23 de septiembre que el mecanismo de prevención de incidentes se había activado a tiempo y que sus aeronaves de guerra en ningún momento se habían escudado detrás del Il-20 ruso.