Arabia Saudita lanzó amplia campaña de cambios basados en las lecciones aprendidas en la Guerra contra Yemen

El Rey saudita ordenó un cambio radical en las filas de sus fuerzas militares en búsqueda de mejorar la situación del ejército en medio de la guerra contra Yemen, y también avanzar con los esfuerzos para contener la presencia iraní en el Medio Oriente.

La guerra contra Yemen (Foto tomada de Wall Street Journal)

Estos cambios incrementan los poderes del príncipe de 32 años, que ha consolidado su autoridad política y se ha transformado en el más potente tomador de decisiones que su país ha visto en varias décadas.

Arabia Saudita es uno de los países del mundo que tiene el mayor gasto militar en el mundo. Además tiene un arsenal considerado como el más desarrollado entre los países del Medio Oriente. Pero su habilidad, de entrenar sus tropas y hacer operar los equipamientos sofisticados sin ayuda de sus aliados, siempre ha sido limitada. Es su punto débil que ha sido revelado claramente durante la guerra contra los Houthies, en Yemen.

“En sentido general, y en comparación con otros ejércitos de la región, especialmente en Irán, Arabia Saudita no tiene un gran potencial en cuanto a tropas terrestres”, dijo Karen Young, Investigadora del  Instituto de los Países Árabes del Golfo en Washington.

Un oficial saudí dijo que los objetivos principales de estos cambios en el Ministerio de Defensa son para mejorar la capacidad de dicha institución, reducir el desperdicio, el derroche y la corrupción y aumentar la producción local. La experiencia de la Coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen ha sido de manera significativa la promotora de esta nueva estrategia, agregó el mismo oficial. “Las lecciones han sido aprendidas de la operación en Yemen, y han sido claramente incorporadas.”, dijo el oficial saudí.

Nuevas entidades han sido incluidas en las operaciones conjuntas del comando para coordinar la actividad de las unidades del combate, según el oficial.

Arabia Saudita intenta de desarrollar su propia industria militar en búsqueda de llegar a ser menos dependiente de los Estados Unidos o de otros aliados occidentales, en varias esferas tales como la seguridad, el entrenamiento y el armamento.

Según Mohammad Al-yahya, analista político saudí e investigador del Consejo Atlántico, el desarrollo militar y la defensa son una prioridad principal para el gobierno saudí particularmente en medio de un retroceso en el papel estadounidense en la región. También indicó que la retirada sorpresiva estadounidense impuso una verdadera necesidad para Arabia Saudita de tener un ejército propio potente y eficaz.