Lavrov: Rusia expulsará a diplomáticos británicos

El canciller ruso, Serguei Lavrov, enfatizó que la negativa de Londres a cooperar en el caso Skripal viola la convención de armas químicas.

El canciller ruso Serguei Lavrov.

Rusia expulsará a diplomáticos británicos en respuesta a la decisión de Londres de deportar a 23 diplomáticos rusos en relación con el caso Skripal.

"Claro que lo haremos", enfatizó Serguei Lavrov al responder a una pregunta al respecto durante una conferencia de prensa en Moscú. Sin embargo, el ministro no especificó el número exacto de diplomáticos que serán sometidos a esta medida.

El canciller ruso también destacó que la renuncia de Londres a cooperar con Moscú sobre el caso Skripal es violación burda de la convención sobre la prohibición de las armas químicas.

Por su parte, el embajador ruso en el Reino Unido, Alexánder Yakovenko, señaló que el Gobierno británico está utilizando el caso Skripal para desviar la atención del público del 'Brexit'.

"Digamos que tienen que ofrecer algo al pueblo que pueda desviar la atención. Es una gran posibilidad para lanzar una campaña o un ataque contra Rusia. Este es el escenario de Londres", expresó el diplomático en declaraciones a RT.

Agregó que desde su punto de vista, "es un escenario poco perspicaz, porque el Reino Unido tendrá que explicar a largo plazo qué había realmente detrás de este caso de Salisbury".

Anteriormente, Rusia presentó un proyecto de declaración al Consejo de Seguridad de la ONU en el que se instaba a todos los países interesados a "consultar y cooperar en la investigación" para construir un "mundo libre de armas químicas", pero Reino Unido bloqueó la propuesta. Tras la negativa de Londres, Moscú ha concluido que "tiene algo que ocultar".

El 4 de marzo, el exagente doble de inteligencia Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con un agente nervioso en la ciudad británica de Salisbury.


Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó de "escandalosos e imperdonables" los comentarios sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, realizados por el secretario de Exteriores británico, Boris Johnson.

Anteriormente Johnson había asegurado que era "muy probable" que detrás del ataque contra Serguei Skripal estuviera una decisión de Putin.

"Cualquier nexo o mención de nuestro presidente en relación con este caso es escandaloso e imperdonable desde el punto de vista del comportamiento diplomático", afirmó Peskov a Interfax.

No es la primera que Rusia se convierte en objetivo de acusaciones gratuitas por parte del Reino Unido sin que en ningún momento se hayan presentado hechos concretos que lo demuestren.

A finales de 2017, Johnson señaló a Rusia por supuestamente intentar interferir en los asuntos de su país —en particular, en las elecciones y el Brexit—, pero no presentó pruebas al respecto.