Diciembre 2018: Navidad excepcional en Damasco y una magnífica velada con el tenor libanés Gabriel Abdel Nour

¡El primer año sin los proyectiles de Jobar! Casi 8 años pasaron, marcados de estrés, miedo, y desalojamiento, por los que pudieron escapar a los proyectiles y a la muerte. Son ellos los que pueden hoy vivir esta Navidad con su verdadero sentido, su verdadero símbolo de paz, alegría y tranquilidad.

Navidad excepcional en Damasco

Un ambiente excepcional

Desde siempre el barrio Este de Damasco vive un ambiente particular durante las fiestas de Año Nuevo, en Bab Touma, Kassaa, y Koussour. Gente de diferentes confesiones, etnias o barrios, viene para comprar vestidos, chocolate y pastelería o sólo para mirar los escaparates y sentir la fiesta.

Rwaida, esta residente de kassaa, confiesa ver este año un atasco creciente día tras otro, y una congestión peatonal increíble desde el principio del mes: "Claro que nunca se quedó vacía esta calle, a lo largo de los 7 años de guerra. La gente desafiaba la muerte, estaba llena de voluntad y quería sobrepasar el miedo. Pero hoy, es completamente diferente. La gente viene aliviada, sonriente y tranquila".

Y como lo confirma Judy, esta madre de 2 chicas: " Vivo en Mezzeh, en el barrio Oeste de la capital, por eso no he venido aquí con mis hijas desde hace 7 años, tan asustada por lo que pasaba. Es verdad que Kassaa es el barrio más representativo de las fiestas de Año Nuevo, pero al mismo tiempo era el barrio más peligroso de toda la capital. Y, con la liberación de Jobar de los terroristas, la situación es muy diferente y el ambiente excepcional".

Y a pesar de la fuerte inflación que toca el país, los comerciantes también están contentos. Como dice Abed: "Este mes de diciembre siempre ha sido fuera de la común y este año en particular. Y aunque los productos son caros, la gente es tan feliz que le gusta comprar a lo menos algo".



Una presencia excepcional, el tenor libanés Gabriel Abdel Nour en Damasco

Una velada navideña entre cielo y tierra, animada por Gabriel y el coro del Patriarcado griego católico de Damasco.

Este tenor cuyo nombre está asociado con la novena cumbre de la francofonía en Beirut, el canto del himno nacional libanés, canciones asociadas con el filósofo Gibran Khalil Gibran, y el nuevo corriente de poesías árabes sufíes.

Además de todo el éxito que tiene en el mundo occidental y árabe por ser el embajador honorario de la paz, Gabriel dice: “Siria ocupa una gran parte en mi corazón, tengo una relación estrecha con Damasco y Alepo especialmente. Presenté diferentes conciertos en favor de los afectados por la guerra en Siria en Art House, en la Opera de Damasco, en Palacio Azem, en la iglesia de San Ananías, en la mezquita Omayyad y en el Patriarcado griego católico durante la guerra. En este barrio más afectado por los proyectiles, quería compartir esos momentos difíciles e inaguantables con mis hermanos en Siria, como acto humanitario, aunque es muy poco en relación con el sufrimiento que padeció este pueblo. El año pasado cante Navidad con la Coral Mil en Beirut, la coral más importante del mundo árabe. Este año decidí cantar Navidad en Damasco. "Navidad a través el mundo" una mezcla del espíritu oriental y occidental, moderno y clásico, en árabe, francés, inglés, latino, bizantino, arameo y armenio. La gente nunca abandonó su lucha por un mañana mejor, se adoptó a la situación, nunca se rindió, y hoy vive la paz y la tranquilidad que cada uno merece en este país”.


Galería