El teatro sirio en 2018, logros y desafíos

Cuando un espectador asiste a una representación teatral producida por Ayman Zedan, Ghassan Massoud o Ali Sattouf, por sólo 150 libras sirias (menos de 1 dólar), se sorprende y se le ocurre muchas interrogaciones sobre la situación del teatro en Siria, su alcance, sus logros y desafíos.

Teatro sirio.

Un teatro rico y ambicioso al alcance de todos

Desde siempre, y en cualquier país, ir al teatro ha sido siempre un lujo. ¡Qué suerte poder ver a los artistas en directo, explotando lo más profundo de su cuerpo y de su alma! En el escenario, “cada artista es rey y lo más importante en el teatro es la presencia y la expresión del artista y la manera como utilizan su cuerpo, su voz y su mirada”, lo recalcan actores como Rana Riche o Ayman Abdelsalam.

Claro que hay que respetar la producción final y las consignas del productor, sin embargo, el artista dispone de un espacio libre que se relaciona con su espontaneidad y habilidad. Como se lo repite siempre por parte de los profesionales: el teatro hace mover, nacer y revivir la parte muerta de nuestro cuerpo”.

En Siria, el teatro desempeña un papel particular. La regla es siempre la misma sea cual sea la obra: el teatro es para todos. El arte cultural teatral en Siria es un arte al servicio de la gente, del público. Es casi gratis a pesar de los 6 meses de preparación y las 2 semanas de presentación que necesita. El trabajo teatral pasa por la Dirección General de Teatro y del Ministerio de Cultura. Son 2 entidades gubernamentales sin fines de lucro que llevan a cabo todo el desarrollo de las diferentes escuelas de arte teatral del país: la simbólica, clásica, expresiva, romántica y surrealista.


En Siria, el teatro desempeña un papel particular. La regla es siempre la misma sea cual sea la obra: el teatro es para todos.

Aseguran a los actores todo lo necesario para la producción, y el trabajo es más moral y auto satisfactorio que material.  ¿Entonces merece la pena toda esta preparación?

Producir una obra significa documentarse sobre todo lo que rodea el tema en sí mismo, los detalles históricos y literarios, y todo sobre el autor también. Es una puerta abierta para la cultura y el mundo intelectual. Además, es un trabajo de equipo, es un conjunto: el tema, los actores, el escenario, la música, la ropa, el acto y el público.


El arte cultural teatral en Siria es un arte al servicio de la gente, del público.

Aquí, interviene la famosa actriz Rana Riche, licenciada del Alto Instituto de Artes en 2007, y dice:

"Me encanta el teatro, ahí me siento en casa, es mi lugar predilecto. Busco siempre lo mejor, lo difícil, quiero siempre desafiar mi capacidad. Y porque el teatro representa algún episodio o conflicto de la vida, he aceptado el papel que me ha dado Ali Sattouf en su nuevo espectáculo ‘Ibn…árabe’ (Hijo…árabe). Se dirige a cada ciudadano sirio que ha vivido esta guerra. Es una obra teatral de tipo nuevo, original, lejos de la forma tradicional típica, no es un monólogo, aunque se trata de un personaje único en la obra que desempeña 2 papeles en el escenario: uno que sigue la actuación de su cuerpo que mueve frente a tal o mas cual circunstancia, y el otro que se conforma con la mente. El texto analiza diferentes estaciones y etapas de la vida cotidiana de cualquier sirio. En una hora se desfilan 7 años de guerra con todo lo que les rodea. Es la historia de este ‘Ibn árabe’ que vive la muerte, el matrimonio, la evacuación de Duma, el mortífero de Jeramana, o la fiesta, lejos de su madre, hermana, esposa o novia. Representa cada cual que tiene, dentro de él, una mezcla de lucha, de contradicciones, de paradoja, de dualidad o de duplicación”.


El teatro sirio es el pilar de todos las artes y la cultura teatral, apenas ha nacido.

Pero en este contexto, se destacan muchos obstáculos debido a la coyuntura y a todos estos factores exteriores que influyen el arte en el mundo sirio y árabe en general. 

Problemas pendientes pese a todos los apoyos

Nosotros artistas necesitamos más ánimo, presencia, voluntad de los Ministerio de la Cultura, de la Comunicación y del Alto Instituto de Arte. Resistimos frente a la crisis que vive el país desde hace más de 7 años, por eso, queremos más implicación, sobre todo que las oportunidades desde fuera están limitadas”, dijo el actor Ayman Abdelsalam de la obra “Como si fuera un escenario”.


Teatro sirio.

Hoy, se nota una pérdida de una parte del público, por falta de publicidad, o a causa de la tele que gana terreno, de las series televisivas, de los temas propuestos, los actores piden un apoyo suplementario de las instituciones, con más presupuesto otorgado. 

“Especialmente en una época que mezcla cultura con política, en la que estamos completamente desconectados del mundo exterior, de los festivales, y de esos intercambios que solíamos tener a lo largo de muchos años antes de las sanciones internacionales, con Francia y en particular con Avignon, lugar predilecto del teatro”, añade Ayman.

Por todas esas razones, nadie del mundo teatral puede saber cómo ha evolucionado o evoluciona el teatro árabe a lo largo de esos últimos años. Sin embargo, si por casualidad algún productor tiene una doble nacionalidad o si tiene la oportunidad de poder presentarse fuera, gasta de su propio bolsillo, porque los costos son exorbitantes y no hay ningún partenariado. Como fue el caso de la presentación en El Líbano de la obra “Las Bodas de Fígaro”, “Histeria” o “Statu quo”, o “Secuestro” en Tunicia y Kuwait. Todo a costo del productor sólo para guardar el teatro sirio vivo a los ojos del mundo extranjero, y desafiar esta política que sigue librando una guerra contra la cultura.


Teatro sirio.

El teatro sirio es el pilar de todos las artes y la cultura teatral, apenas ha nacido, iba cayendo. Pero en 2018, se siente y se vive un nuevo nacimiento tras esta larga estagnación. ¡Ojalá siga este restart!

“El teatro es mi vida”, Ayman Zedan

En este contexto de gusto y disgusto, aparece “Fábrica”, la última obra del famoso productor Ayman Zedan. Inspirado de “Parlamento”, obra del autor serbio Branislav Nochitch, escrita en 1885, Ayman Zedan va a cambiarla, endulzando el título y transformándolo en “Fábrica” para ser más divertida  ¡Es la fábrica de las elecciones parlamentarias! Se relaciona con tantas cosas sociales: la manera de reflexionar, de actuar, los problemas sociales y políticos de hoy…. Trata de los problemas más profundos de nuestra vida. Fue un remake total. Un tema atrevido especialmente hoy días.

“35 años de producción teatral, aun durante la guerra en siria, porque el teatro es mi vida y mi formación principal. Es una experiencia muy vieja y fundamental desde que me gradué en 1981, del Alto Instituto de las Artes Teatrales. No siento ninguna obligación, pero produzco por amor al teatro, al contacto directo con el público. ¡A pesar del precio ridículo de las entradas! No produje nada para la tele desde más de 4 años por estar en conflicto con la producción televisiva, sólo una película cinematográfica que va a salir muy pronto”.


De verdad, el trabajo teatral es muy distinto de todos los otros trabajos. Hay que olvidar la fama y la rentabilidad. En la tele, el actor es un elemento dentro de otros numerosos, entra en la máquina de la producción televisiva. En el teatro, el actor es un participante de pleno derecho. Hay un entusiasmo personal. Una voluntad personal.

Y añade diciendo:

“Sentimos una ausencia total del teatro privado sirio en los últimos años. Por falta de inversores, de innovaciones, de un verdadero desarrollo de las condiciones de producción. En cuanto al público, está sediento de diversiones y novedades. En este inmenso teatro El Hamra de Damasco, la sala llena cada día, durante las 17 representaciones. Mi frase cotidiana es: ‘A quien me dirijo esta noche?’ Porque en realidad, no hay un público, hay diferentes grupos sociales. Cada espectador busca algo.  Yo prefiero atraer a una familia de clase media, de educación media, la que es más representativa de todos los sirios. Y sea cual sea la audencia, el público es un colaborador. Tenemos una relación mutua, mágica.
"Solo en el teatro hay esta relación estrecha con el espectador, hace parte del espectáculo. Y cada noche, en cada presentación, nace una nueva relación, y se traban nuevos contactos”, dijo.