Esperanza de vida en Estados Unidos: cae por segundo año consecutivo

En Estados Unidos, la esperanza de vida de los ciudadanos al nacer cayó por segundo año consecutivo en 2016, mientras el país encara una crisis de los opiáceos que ha sido declarada por Trump como emergencia nacional. Es la primera vez que ocurre en más de medio siglo.

El consumo de fármacos y opiáceos en Estados Unidos se ha incrementado de manera sustancial en los últimos años. Foto: Internet.


La disminución general de la longevidad, a un promedio de 78,6 años, fue impulsada por las tasas de mortalidad más altas entre los jóvenes y los estadounidenses de mediana edad, incluso a pesar de que las personas mayores viven más tiempo.

Las sobredosis de drogas mortales aumentaron un 21 por ciento y la tasa de muertes por opioides sintéticos como el fentanilo se duplicó entre 2015 y 2016, dijo el jueves el Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Las bajadas drásticas en la esperanza de vida son inusuales en las naciones modernas y ricas, en ausencia de guerras o epidemias, y la reversión en los Estados Unidos ha tardado años en gestarse.

Los estadounidenses tienen vidas más cortas que los ciudadanos de otras naciones ricas como Japón, Alemania o Canadá, y la brecha en la esperanza de vida ha ido en aumento, según un informe de las Academias Nacionales de Ciencias 2013.

”Llevamos más de dos décadas en una trayectoria diferente a la de otras naciones de altos ingresos”, dijo Laudan Aron, demógrafo del Urban Institute y coeditora del informe.


Las lesiones accidentales, una categoría que incluye sobredosis de drogas, eclipsan a las enfermedades respiratorias para convertirse en la tercera causa de muerte en los Estados Unidos en 2016, y representan casi el 6% de todas las muertes. Solo el cáncer y las enfermedades del corazón matan a más estadounidenses.

La esperanza de vida al nacer en EE. UU. ha disminuido aproximadamente 10 semanas en dos años, desde los 78.8 años de 2014. La última vez que la estadística cayó dos años consecutivos fue entre 1962 y 1963, dijo el Centro Nacional de Estadísticas de Salud en uno de los dos informes publicados el jueves.

Alrededor de 63,600 estadounidenses murieron por sobredosis fatales en 2016, según el segundo informe, con los estados de West Virginia, New Hampshire, el Distrito de Columbia y Pennsylvania entre los más afectados.


El aumento de muertes vinculadas a poderosos opiáceos sintéticos como el fentanilo es particularmente severo. En 2013 esas sustancias representaban solo una muerte por cada 100,000 personas. La tasa en 2016 fue de 6.2 por 100,000, según el informe.

La tasa de mortalidad general, ajustada por la distribución por edad de la población, en realidad disminuyó ligeramente. Pero debido a que la mortalidad aumentó para los grupos más jóvenes -personas entre 15 y 44 años-, eso redujo la estimación de la esperanza de vida al nacer. La mortalidad disminuyó para las mujeres blancas y aumentó para los hombres negros. La mortalidad infantil se mantuvo estable.