Owen: "Jugar en el Barcelona o en el Real Madrid es el Santo Grial"

"Estoy realmente contento de haber jugado en el Real Madrid, fue la oportunidad de probar algo diferente. En muchos sentidos jugar en el Barcelona o en el Real Madrid es el Santo Grial". Así resume Michael Owen lo que supuso en su carrera deportiva haber sido jugador del Santiago Bernabéu.

  • Owen: "Jugar en el Barcelona o en el Real Madrid es el Santo Grial"

El exdelantero habló en una entrevista para Carl Markham de toda su carrera deportiva, como fue la de haber jugado en diferentes equipos de la Premier League, algo de lo que se muestra orgulloso. "No me avergüenzo de lo que hice a pesar de que la gente quiere que me avergüence. Nunca fue mi sueño jugar para Stoke, Manchester United o Newcastle, pero ahí es donde me llevó mi carrera" explica el inglés, a quien el infierno de las lesiones también le persiguió e hizo mella en su estado físico.

"A los 23 años ya estaba en declive. Cuando uno de los tendones se rompe y ya no es el mismo, se ve afectado"

"Hasta los 20 años probablemente era uno de los mejores jugadores de mi edad", recuerda Owen. "Y fue así durante un periodo, pero las lesiones me frustraron. A los 23 años ya estaba en declive. Cuando uno de los tendones se rompe y ya no es el mismo, se ve afectado. Me pasó a los 19 años y gané el Balón de Oro a los 21 años", relata el que exinternacional inglés antes de añadir que "estaba en mi mejor momento a los 17, 18, 19 y luego a los 21, 22 todavía estaba allí, pero en declive".


Una retirada con cabeza

El qué hacer económicamente después de colgar las botas es uno de los problemas que afrontan los futbolistas en su particular jubilación. "Me gustaría pensar que yo lo he superado y estoy en un buen lugar, pero veo a todos los jugadores viejos con los que solía jugar y es desgarrador", dice Owen sobre el nivel de vida actual de algunos de los que fueron sus compañeros sobre el verde.

"La gente piensa: Todos se llevan cien mil por semana'. Pero ve tú y compruébalo, hay más en bancarrota que vivir la vida de lujo", añade el exgoleador. "Es el deporte más peligroso mentalmente. Estás jubilado a los 33 años. Si no te hacen montar un negocio o hacer algo para mantenerte activo, te vuelves loco", completó.