Ocho años después, playas japonesas devastadas por tsunami reabren al público

La reapertura de las dos playas, situadas en la ciudad de Soma (prefectura de Fukushima) y en Ishinomaki (prefectura de Miyagi), coincide con una ola de calor que azota al país asiático desde la última semana y que ha causado al menos 30 muertos

Dos playas situadas en el noreste de Japón que quedaron devastadas tras el tsunami de 2011 abrieron este sábado al público

Dos playas situadas en el noreste de Japón que quedaron devastadas tras el tsunami de 2011 abrieron este sábado al público, tras comprobar que los niveles de radiactividad eran adecuados ocho años después del desastre que causó 18 mil muertos.

La reapertura de las dos playas, situadas en la ciudad de Soma (prefectura de Fukushima) y en Ishinomaki (prefectura de Miyagi), coincide con una ola de calor que azota al país asiático desde la última semana y que ha causado al menos 30 muertos.

Estas zonas costeras recibían durante los meses de verano entre 30 mil y 50 mil visitantes antes del fortísimo terremoto de 9 grados Richter y posterior tsunami que causó el desastre de la central Fukushima Daiichi, según cifras de la agencia japonesa Kyodo.

Los controles de calidad realizados por las autoridades locales de Soma desde 2015 han demostrado que los niveles de radiactividad se encuentran por debajo de los mínimos establecidos por la normativa de seguridad de la playa.

También se reconstruyeron los diques dañados y eliminaron los materiales que fueron arrastrados a la costa tras el tsunami.

La tragedia del 11 de marzo de 2011, la peor de la historia reciente de Japón, ocasionó también decenas de miles de personas desplazadas, así como graves daños a la economía local y las arcas públicas.