Régimen israelí apoya a grupos rebeldes sirios en Quneitra y altos de Golán, informa medio estadounidense

Durante años el régimen israelí ha estado suministrando años a los rebeldes sirios, cerca de su frontera, alimentos, combustible y suministros médicos, reveló The Wall Street Journal.
Terroristas heridos en combate en Siria reciben atención médica de fuerzas israelíes. Foto: Tomada de Google
Terroristas heridos en combate en Siria reciben atención médica de fuerzas israelíes. Foto: Tomada de Google
El ejército israelí está en comunicación regular con grupos rebeldes y su asistencia incluye pagos no revelados a comandantes que ayudan a pagar salarios a los combatientes y compran munición y armas, según trascendió en entrevistas con una media docena de combatientes sirios. 

Una persona familiarizada con la operación israelí dijo que Tel Aviv ha establecido una unidad militar que supervisa el apoyo en Siria y reservó un presupuesto específico para la ayuda.

Entrevistas con media docena de rebeldes y tres personas familiarizadas con el pensamiento sionista revelaron que la participación del país es mucho más profunda y coordinada de lo que se conocía anteriormente y que implica financiación directa de combatientes de la oposición cerca de su frontera durante años.

"Israel estaba a nuestro lado de una manera heroica", dijo Moatasem al-Golani, portavoz del grupo rebelde Fursan al-Joulan, o Caballeros del Golán. "No habríamos sobrevivido sin la ayuda de Israel".

A juicio de expertos, el apoyo a los rebeldes corre el riesgo de aumentar la tensión con el gobierno del presidente Bashar al-Assad, que desde hace tiempo ha acusado a Israel de ayudar a los grupos armados y terroristas.

Por otra parte, la presencia permanente de las fuerzas iraníes y de Hizbulah en el lado sirio de la meseta estratégica podría arrastrar a los militares de Israel a un conflicto que ha vigilado cautelosamente. Los funcionarios israelíes no han descartado tal escalada en un momento en que están cultivando otras alianzas con los estados árabes contra su enemigo común, Irán.

El comandante de Fursan al-Joulan, que lleva el apodo de Abu Suhayb, dijo que su grupo recibe aproximadamente 5 mil dólares al mes de Israel. No está vinculado al Ejército Libre Sirio de respaldo occidental y no recibe financiamiento ni armas occidentales.

Por otro lado, trascendió que la oficina del primer ministro de Israel remitió preguntas al ejército israelí, que no respondió a las solicitudes de comentarios sobre si estaba enviando dinero en efectivo o directamente a los comandantes rebeldes en la región del Golán. Sólo dijo que estaba "comprometido a asegurar las fronteras de Israel e impedir el establecimiento de células terroristas y fuerzas hostiles, además de proporcionar ayuda humanitaria a los sirios que viven en la zona".

La persona familiarizada con la ayuda de Israel confirmó que el dinero circula a través de la frontera, pero dijo que va para fines humanitarios. Sin embargo, los rebeldes entrevistados dijeron que usan el dinero para pagar los salarios de los combatientes y para comprar armas y municiones, algo que los militares israelíes no comentaron.

Dada la ascendencia de Irán en la guerra, Israel ahora teme que establezca el control de una franja de tierra en Siria e Irak que podría ser usada para transportar armas a bases militares en El Líbano meridional y el lado sirio del Golán.

Por otra parte, Tel Aviv ha apodado la actual política del Golán "La Buena Vecindad". Según Ehud Ya'ari, miembro del Instituto Washington y analista político israelí, el apoyo de Israel a las milicias sirias comenzó bajo el ex ministro de Defensa Moshe Ya'alon y continuó bajo su sucesor, Avigdor Lieberman.

Lo cierto es que Fursan al-Joulan es el principal grupo rebelde que coordina con Israel, según los combatientes. Primero hizo contacto con el ejército israelí en 2013 y Israel pronto comenzó a enviar dinero y otras ayudas, dijeron los combatientes.

Este grupo acaba de lanzar una ofensiva contra las fuerzas sirias en la poovincia de Quneitra, que abarca el lado sirio del Golán, según el portavoz del Sr. Golani, quien usa un nombre de guerra.

Luego del enfrentamiento, Fursan al-Joulan llevó a sus militantes heridos a un punto fronterizo donde fueron recibidos por soldados israelíes que hablaban árabe, dijo Golani. 

Los familiares de los heridos pidieron ayuda y ambulancias pronto llegaron para llevar a los heridos a hospitales en Israel. El momento fue un punto de inflexión que abrió la comunicación entre el régimen ocupante y la facción moderada de los combatientes de la oposición, agregó.

Para el Sr. Golani, el contacto también fue agridulce. Su primo había muerto poco antes del encuentro. Señaló que su primo habría sobrevivido con la cirugía.

Fursan al-Joulan, con sede en la provincia de Quneitra, tiene aproximadamente 400 combatientes ligeramente aliados con otros cuatro grupos rebeldes en el Golán que también reciben ayuda israelí, según el comandante Abu Suhayb y otros rebeldes. 

Algunos de estos otros grupos están afiliados con el Ejército Sirio Libre o reciben otros fondos y armas occidentales.

En total, hay aproximadamente 800 combatientes rebeldes en más de una docena de aldeas en esta zona, donde miles de civiles viven. Muchos de los rebeldes y civiles en esta área dependen de algún nivel de apoyo de Israel, dijeron los entrevistados. 

"La mayoría de la gente quiere cooperar con Israel", dijo un luchador con el grupo rebelde Liwaa Ousoud al-Rahman, que también lucha en el Golán.

Comentarios

Los puntos de vista y opiniones expresadas en los comentarios son las de los autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Al Mayadeen