Juez considera que Ahmed Timol fue asesinado

El activista antiapartheid Ahmed Timol no se suicidó, pero fue torturado y asesinado por miembros de la policía de seguridad que lo empujaron fuera de una ventana del 10mo piso o desde el techo de la plaza John Vorster, informó el Tribunal Superior de Pretoria.
 Ahmed Timol.
Ahmed Timol.
El juez Billy Motlhe anuló los resultados de una investigación de 1972 que había concluido que el profesor de 29 años de edad, miembro del Partido Comunista sudafricano, se había suicidado.

Descubrió que los policías de seguridad ya fallecidos, los capitanes Hans Gloy y Faan van Niekerk, no sólo lo habían torturado brutalmente, sino que lo habían asesinado con intención en forma de dolus eventualis.

Encontró que ambos, y especialmente Van Niekerk, tenían una historia de brutalidad y tortura contra los prisioneros, y sabían que la muerte podía resultar de sus métodos brutales del interrogatorio, pero seguía torciendo a Timol para conseguir la información fuera de él.

Encontró que Joao (Jan) Rodrigues, ex funcionario de la policía de seguridad, dijo a la corte que había visto a Timol saltar y salir por la ventana sin decir una palabra, había sido traído en una etapa posterior por la policía de seguridad para cubrir hasta el asesinato de Timol y que él había perjurado repetidamente.

Motlhe dijo que la reapertura de la investigación, que fue la primera de su tipo en Sudáfrica, también puso de relieve la muerte de otros detenidos políticos que murieron bajo custodia policial y cuyas familias seguían buscando la verdad.

Agregó que la Comisión de Derechos Humanos de la SA y las agencias policiales del país deben ayudar a estas familias a obtener los registros relacionados con las muertes de sus seres queridos con el propósito de reabrir otras investigaciones.

El juez criticó duramente a los magistrados, médicos, miembros de la profesión legal y la policía que eran cómplices de permitir que los policías de seguridad responsables de la muerte de Timol se salieran con sus malas acciones.

Dijo que todos los miembros de las profesiones tenían el deber de velar por que nadie más fueran torturados en este país.

El juez Motlhe elogió por su coraje a los numerosos ex detenidos políticos que testificaron en horripilantes detalles sobre su propia tortura a manos de la policía de seguridad de la era del apartheid.