Hariri: La presencia de Hizbullah en el gobierno proporciona estabilidad política

El primer ministro libanés, Saad Hariri, dijo en una entrevista con periódico estadounidense The Wall Street Journal que las relaciones de El Líbano con Irán y los estados del Golfo deben estar en su mejor forma y que es necesario que sirvan a los intereses de El Líbano.
Hariri advirtió al régimen israelí que cualquier acción militar contra Hizbulah sería contraproducente.
Hariri advirtió al régimen israelí que cualquier acción militar contra Hizbulah sería contraproducente.
Hariri desea que El  Líbano sea excluido del enfrentamiento entre Arabia Saudita e Irán. Señaló que el tema de Hizbulah tiene un carácter regional y que El Líbano solo no puede resolverlo, y confirmó que su presencia en el gobierno garantiza estabilidad política en el país.

“Hizbulah es parte del gobierno. Es un gobierno inclusivo que comprende a todos los principales partidos políticos y ofrece estabilidad política a El Líbano. Mi principal objetivo es preservar esta estabilidad política para la unidad del país”, dijo en entrevista publicada este jueves 11 de enero.

En su primera entrevista con un periódico de EE.UU. desde el retiro de su renuncia, anunciada bajo la presión saudita en noviembre pasado, Hariri dijo que la salida de Hizbulah de los campos de batalla extranjeros necesita tiempo y no podría suceder de un día para otro.

Advirtió al régimen israelí que cualquier acción militar contra Hizbulah sería contraproducente.

“No podemos someternos a la injerencia de ningún país en la política interna libanesa”, dijo desde su residencia en Beirut.

Hariri se negó a realizar comentarios sobre su visita a Arabia Saudita el 9 de noviembre, cuando anunció su renuncia bajo la presión de las autoridades sauditas. Simplemente dijo que “Arabia Saudita no interfiere directamente en los asuntos políticos de El Líbano”.

Hariri dijo también que Hizbulah trata de “alejar a El Líbano de la disputa que existe entre Arabia Saudita e Irán, y eso de por si es positivo". 
Asimismo, expresó su rechazo a "cualquier idea de confrontación" contra Hizbulah.