Autoridades tunecinas arrestan a otras 150 personas por protestar contra el Gobierno

Las autoridades de Túnez arrestaron a otras 150 personas, incluidos varios líderes opositores, por los disturbios registrados en las últimas horas en las manifestaciones contra el Gobierno. Hasta el momento, el balance de detenidos asciende a 778.
Los activistas y los políticos opositores han llamado a los ciudadanos a manifestarse de nuevo en la capital del país, este viernes y el domingo, cuando se cumple el séptimo aniversario de la renuncia de Ben Alí.
Los activistas y los políticos opositores han llamado a los ciudadanos a manifestarse de nuevo en la capital del país, este viernes y el domingo, cuando se cumple el séptimo aniversario de la renuncia de Ben Alí.
Las manifestaciones, algunas de ellas con disturbios, se han sucedido en todo Túnez desde el lunes, cuando murió un manifestante, hasta este jueves, cuando bajaron de intensidad. 

Diversas fuentes informaron que los protestas quemaron decenas de edificios gubernamentales, lo que ha llevado al Gobierno a desplegar al Ejército en varias ciudades y municipios.

Los activistas y los políticos opositores han llamado a los ciudadanos a manifestarse de nuevo en la capital del país, este viernes y el domingo, cuando se cumple el séptimo aniversario de la renuncia de Ben Alí. 

El jueves, los altercados se limitaron a algunos enfrentamientos entre manifestantes y agentes en la ciudad de Siliana, en el norte del país, en Sidi Bouzid, en el centro, y en Douz, en el sur del país norteafricano.

Un responsable judicial informó sobre la detención de tres líderes locales del partido opositor Frente Popular en la localidad de Gafsa por incendiar un edificio gubernamental. 

Sin embargo, la formación política aseguró que sus líderes fueron detenidos por motivos políticos en el marco de una campaña que "reproduce los métodos del régimen opresivo de Ben Alí". Otros miembros de la formación fueron apresados en Mahdia y Karbariya.

Según reportes de prensa, la situación económica se hace difícil, pues han subido los precios de los combustibles, los alimentos, impuestos en vehículos, llamadas telefónicas, Internet, hoteles y en otros artículos.