Turquía proporciona ayuda militar a terroristas de Idleb

Turquía reanudó su política de apoyo al terrorismo en Siria al entregar armas y suministros a los terroristas que luchan en Idleb. Al mismo tiempo intenta proporcionar apoyo político a dichos grupos con acciones diplomáticas dirigidas a tratar de frenar la ofensiva del Ejército sirio en ese territorio.
Observadores plantean que Turquía ha jugado un papel significativo en la última ofensiva lanzada por los terroristas de Al Nusra y otros citados anteriormente en el sureste de Idleb.
Observadores plantean que Turquía ha jugado un papel significativo en la última ofensiva lanzada por los terroristas de Al Nusra y otros citados anteriormente en el sureste de Idleb.
Varios activistas han publicado fotos donde puede verse que las fuerzas turcas han entregado vehículos blindados Dragon a los grupos Failaq al Sham y al Ejército Sirio Libre (ESL).

Según reportes de prensa, estos vehículos estaban destinados a la provincia de Alepo, pero fueron redirigidos a la provincia de Idleb para participar en la batalla de la Base Aérea de Abu Dhuhur.

Ankara ha expresado su irritación ante Rusia e Irán por la campaña lanzada por el Ejército sirio y sus aliados para liberar esta provincia del Frente al Nusra y otros grupos.

Observadores plantean que Turquía ha jugado un papel significativo en la última ofensiva lanzada por los terroristas de Al Nusra y otros citados anteriormente en el sureste de Idleb, aunque ha resultado en un total fracaso para aquellos. Decenas de blindados turcos participaron en el ataque que permitió a los militantes recuperar el control de seis localidades.

Sin embargo, el jueves y el viernes todas ellas fueron reconquistadas por el Ejército sirio, que descargó un huracán de fuego de artillería y ataques aéreos contra los terroristas, aniquilando así a un gran número de ellos y destruyendo decenas de vehículos blindados de fabricación turca.

La operación del Ejército sirio en Idleb y la incapacidad de los turcos de expulsar a las milicias kurdas del enclave de Afrin, en el norte de Alepo, pone de relieve el fracaso del proyecto de Turquía en Siria, precisan observadores.