The New York Times: ¿Qué dirá Netanyahu para ser reelegido?

Acorralado y desesperado, el primer ministro israelí amenaza con anexionarse territorios ocupados y ataca a los medios de comunicación, al poder judicial y a los enemigos políticos.

The New York Times: ¿Qué dirá Netanyahu para ser reelegido?.
The New York Times: ¿Qué dirá Netanyahu para ser reelegido?.

La promesa de Benjamín Netanyahu de anexarse gran parte de Cisjordania si sigue siendo el primer ministro después de las elecciones de la próxima semana no tiene nada que ver con "fronteras seguras y permanentes", ni con su supuesta relación especial con el presidente Trump.

En opinión de la Junta editorial del diario The New York Times, se trata del pánico de Netanyahu por perder el cargo que ha ocupado durante una década, lo que equivale a la explotación de un tema crítico para beneficio político y personal.

El martes, los votantes israelíes regresan para una segunda ronda de votación en seis meses, y la aritmética de Netanyahu indica que necesita votos de extrema derecha para sobrevivir en el cargo y evitar una inminente acusación de corrupción. Así que está haciendo lo que hizo antes de la primera ronda en abril: retratarse a sí mismo como el único hombre que tiene las conexiones con la Casa Blanca de Trump para salirse con la suya anexando territorios ocupados a Israel.

Su plataforma también incluye los conocidos ataques a los medios de comunicación, al poder judicial, a la policía, a la minoría árabe de Israel y a los opositores políticos.

Un gigantesco cartel electoral de Netanyahu, estrechando la mano de Trump, y otro con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, debían subrayar el mensaje de que sólo el Primer Ministro tiene verdadera influencia en las capitales de las superpotencias.

Dos semanas antes de la votación de abril, el presidente Trump se vio obligado a firmar, con Netanyahu a su lado, una proclama presidencial en la que reconocía la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, que (Israel) capturó de Siria en la guerra árabe-israelí de 1967. El resto del mundo, y las Naciones Unidas, siguen considerando a los Altos del Golán como tierra siria.

De acuerdo con la fuente, el apoyo de Trump no fue suficiente para dar a Netanyahu una clara victoria. Su partido Likud obtuvo 35 escaños en el Parlamento, el mismo número que el Partido Azul y Blanco de Benny Gantz, un ex jefe de Estado Mayor centrista del ejército, y muy por debajo de los 61 necesarios para obtener la mayoría.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, recurrió a Netanyahu para tratar de crear un gobierno de coalición, y cuando el premier fracasó, forzó nuevas elecciones.

El problema para Netanyahu, según la Junta editorial del diario The New York Times, es que las cifras de las encuestas no se ven mejor esta vez. Si el Sr. Gantz emerge como primer ministro, Netanyahu no podrá utilizar el Parlamento para tratar de bloquear una acusación amenazada.

El fiscal general Avichai Mandelblit, nombrado por Netanyahu, ha programado una audiencia para decidir si se le acusa de tres cargos de fraude y abuso de confianza y uno de soborno para el 2 y 3 de octubre.

Netanyahu también ha fracasado hasta ahora en esta ronda para obtener la bendición de Trump. La respuesta de la Casa Blanca a su promesa de anexar el Valle del Jordán, casi un tercio de Cisjordania, fue que no hay "ningún cambio en la política de Estados Unidos en este momento", posiblemente porque Trump y su yerno, Jared Kushner, planean revelar su tan prometido plan de paz para Medio Oriente poco después de las elecciones israelíes.

Por otro lado, Netanyahu ha perdido un fuerte aliado en John Bolton, el asesor de seguridad nacional expulsado esta semana, y la evidente voluntad de Trump de reunirse con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, lo pone en desacuerdo con la implacable hostilidad de Netanyahu hacia Teherán.

La esperanza de Netanyahu de recibir un impulso de su reunión con el presidente Putin también se vio frustrada cuando Rusia reaccionó fríamente a su plan de anexar el Valle del Jordán, advirtiendo que esto "aumentaría drásticamente las tensiones en la región".

El establecimiento militar israelí, la opinión pública y el contrincante de Netanyahu en las elecciones, el Sr. Gantz, un general retirado de tres estrellas, han sostenido durante mucho tiempo que (Israel) debe mantener el control militar del Valle del Jordán durante algún tiempo después de la firma de un tratado de paz, lo que en la práctica mantiene un amortiguador entre los palestinos y las tierras árabes en el este del país.

El valle, que actualmente alberga a unos 65 mil palestinos y 11 mil colonos judíos, sigue bajo control militar israelí en virtud de los acuerdos de paz de Oslo firmados en 1993.

Pero la anexión total sería una violación flagrante de las normas internacionales y una afrenta a los palestinos que acabaría con lo que queda de la posibilidad de una solución negociada de dos Estados para el conflicto israelo-palestino.

Desgraciadamente, nada de eso figura en el cálculo de Netanyahu. Su único objetivo es conseguir unos cuantos votos más el martes. Su desesperación se está manifestando.


LE RECOMENDAMOS LEER

¿Duerme bien Netanyahu por estos días?