Putin: "Es imposible contener a China"

Moscú anuncia que está ayudando a Pekín a desarrollar un sistema de aviso contra ataques con misil.

Putin: "Es imposible contener a China".
Putin: "Es imposible contener a China".

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó no es posible contener a China, ni a quien está tratando de dañarlo, a la luz de la creciente guerra comercial entre Washington y Beijing.

Durante su intervención en el foro "Valdai Club", Putin anunció que su gobierno está ayudando a China a crear un sistema de aviso contra ataques con misiles.

Agregó que es un paso más en la cooperación militar establecida entre ambos países que contribuye a situar a Pekín como una potencia militar de primer orden.

“Eso aumentará radicalmente las capacidades de defensa de la República Popular de China", dijo.

China y Rusia han mejorado sus relaciones en los últimos años. “Tenemos relaciones de amistad con el líder de China, Xi Jinping, veo que es un político de nivel mundial”, afirmó el mandatario ruso, quien añadió que ambos países no colaboran contra un tercer país.

Putin también anunció la disposición de Rusia para continuar trabajando con Washington, mientras Estados Unidos quiera hacerlo: "La lucha política interna allí ha alcanzado su punto máximo, creo que esto no ha sucedido en la historia de los Estados Unidos, pero la vida debe continuar, así que debe ser así".

“Tengan en cuenta que es imposible dejar de trabajar con una potencia global como Estados Unidos, y tengo la intención de hacerlo en la medida en que Washington pueda hacer lo mismo”, precisó.

Putin dijo que China está lista para comprar toda la producción de soja de Rusia, pero Moscú actualmente no tiene suficiente energía para satisfacer plenamente la demanda del mayor importador de soja del mundo.

Los comentarios de Putin se produjeron en medio de una guerra comercial entre Estados Unidos y China que llevó a este último a imponer aranceles a las importaciones de soja de los Estados Unidos.


LE RECOMENDAMOS LEER

Rusia y China recomiendan no sacar conclusiones precipitadas respecto a la autoría de los ataques a las refinerías sauditas