La reciente guerra en Gaza no será historia de gloria para (Israel)

Si las condiciones políticas del ministro israelí de Eduación, Naftalí Bennett, le permiten permanecer en el cargo mientras Netanyahu sea el hombre de decisión, cada ronda adicional estará acompañada de una interferencia innecesaria, costosa y humillante para la vida en el país, y Dios sabe cuántas veces más terminará con un alto al fuego y no con un final decisivo.

  • Y para la gloria del Estado de (Israel).

"Un alto el fuego sin cesar el terrorismo", dijo Naftali Bennett en una reunión de gabinete el 15 de julio de 2018 (y en docenas de otras ocasiones). "Esto no es un elemento disuasorio, es una rendición".

Según el diario israelí Haaretz, ahora, mientras cierra el tercer día de ser ministro de seguridad, es consistente con la moderación de Benjamín Netanyahu y declara que la última operación ha renovado la disuasión y ha restaurado la libertad de acción.

(Israel), citó una fuente política de "alto nivel", "no dio nada a la Jihad". ¿No dio? Oh, claro que dio, al contrario de la lógica y la doctrina de combate, precisamente cuando sus fuerzas comenzaron a marchitarse, sus lanzacohetes comenzaron a vaciarse, sus líneas de comunicación se confundieron y el caos comenzó a extenderse. Precisamente en estas horas críticas, los líderes de (Israel), incluido Bennett, volvieron a la rutina de las rondas anteriores: Detenga la batalla, sin requerirla, como Bennett había pedido previamente para detener el terrorismo. Ahora, como Hamas en el pasado, la Jihad puede renovarse a sí misma, renovar sus filas y volver a la producción de granadas propulsadas por cohetes que han comenzado a salir de sus almacenes. Al aceptar todo esto, (Israel) ha demostrado a sus enemigos que es el elemento disuasorio, no la Jihad.

Ministros se jactan: Muchas víctimas de la Jihad han caído. Es cierto, pero el impulso de la batalla no está determinado por el número de muertos. Para (Israel), el impulso de la batalla se mide respondiendo a la pregunta de si un alto al fuego traerá calma a largo plazo y eliminará la amenaza a la vida, la dignidad y la calidad de vida de sus ciudadanos. Todos estos elementos no han sido garantizados.

Este tipo de comentarios de Bennett sobre la renovada libertad de acción de (Israel) en la Franja de Gaza carece de credibilidad. Los ciudadanos de (Israel), y ciertamente los habitantes del sur, saben que incluso esta mini última batalla, que tuvo lugar contra una organización pequeña y vulnerable, contribuyó muy poco, si contribuyó, a prevenir la próxima ronda.

En los últimos años, Bennett ha estado a la vanguardia de los críticos a las altas instancias, principalmente en cuanto a la contención y auto-control, según los cuales los gobiernos y brazos armados de la seguridad en Gaza y Hizbullah han trabajado. Incluso si las condiciones políticas de Bennett le permiten permanecer en el cargo mientras Netanyahu sea el hombre de decisión, cada ronda adicional estará acompañada de una interferencia innecesaria, costosa y humillante para la vida en el país, y Dios sabe cuántas veces más terminará con un alto al fuego y no con un final decisivo.

Si este es el caso con la Jihad, solo podemos especular sobre el escalofrío que se apoderará del país cuando los atacantes sean Hamas, Hizbullah, Irán o todos ellos juntos.

Conclusión: La última batalla, como sus anteriores, no se registrará en la historia de la gloria del Estado de (Israel).

LE RECOMENDAMOS LEER

El momento final de la batalla ya no está en manos del ocupante israelí, afirma el ala militar de la Jihad Islámica Palestina